Wayanay Inka



Website oficial (en inglés)

Aunque no conozco muchas agrupaciones del Perú, si que puedo hablar muy bien de esta en concreto, Wayanay Inka es sin duda un gran exponente para la música andina contemporánea, quizá no muy conocido, pero desde luego es innegable que estos músicos nos han dejado alguna que otra obra maestra en su trabajo discográfico, y que desde luego, merecen nuestra atención y mi dedicación a escribirles una entrada de mi blog.



Biografía

Gerardo Tovar
Wayanay Inka se funda en Lima, Perú, el 4 de julio de 1984. Los integrantes actuales son: Gerardo Tovar Valera, director, y José Albornoz como vientistas, Dante Montoya como guitarrista, y en charango encontramos a Luis Tovar Valera, hermano del primero. Residen habitualmente en San Antonio, Texas, EE.UU.
Por lo que he podido averiguar en el foro de música andina, Wayanay Inka es una escisión del grupo Wayanay, también de Perú, es más, el grupo Wayanay sufrió otra escisión aparte de la mano de César Tovar, hermano de Gerardo y Luis, quien fundara posteriormente el grupo Expresión Wayanay que más adelante en 1993 adoptaría el nombre por el que es más conocido: Los Chopjas. Y para terminar con este culebrón familiar, añadir que los hermanos Tovar son hijos del famoso dúo de las Hermanitas Sánchez.
En cualquier caso, aquí solo trataremos los trabajos de la agrupación Wayanay Inka.


La palabra quechua "wayanay" significa "golondrina", y es también el nombre de una antigua comunidad enclavada en las alturas de Huancavelica, Perú, de donde es oriunda la familia Tovar.



Discografía

Enchanting music from South America es el primer álbum de Wayanay Inka, aunque como se ve en la portada, aún mantenían el nombre de Wayanay porque aún no se había solucionado el tema judicial por el deber de adoptar un nuevo nombre para la nueva formación escindida de Wayanay. Existen dos ediciones con diferentes títulos, de 1991 y 1993, la más moderna se tituló The magic music of the Andes.
A la pregunta de cuál es la mejor versión de El cóndor pasa que se ha hecho hasta ahora, realmente es difícil responder, dada la cantidad de grupos que la han interpretado, pero yo desde luego con todas las que he escuchado, no tengo reparo en afirmar que la versión de Wayanay Inka es si no la mejor, de las mejores que se han hecho, con una fuerza interpretativa descomunal, con una gran carga de misticismo y una instrumentación de lo más cuidada, esta versión sintetiza y recoge en si todas las esencias que caracterizan a la música andina más pura y limpia, de obligada audición para todo fan de la música de los Andes!!!
Wayanay Inka también hace una espléndida versión de la Vasija de barro, el tema clásico de Benítez y Valencia, aunque no la llegan a cantar, es especialmente bella la ejecución de la melodía de quena, empleando para ello varios tipos de este instrumento, lo que da un grado extraordinario de versatilidad a la canción. También ecuatoriano es el sanjuanito Corazón entristecido, interpretado también por infinidad de grupos, y que aquí hubiera estado mejor si hubieran versatilizado más los instrumentos de viento para romper la repetitividad propia del sanjuanito.
Chukia, o Chullka como se titula aquí, es una canción que a mi siempre me ha gustado, obra de W. Amaru e interpretada entre otros por el grupo Altiplano con mejor estilo, aunque esta versión tampoco está mal. Otro tema que interpretó Altiplano, y Savia Andina pues es obra de O. Castro, es Flor de un día, fantástica pieza que aquí Wayanay Inka la interpreta con un aire ambiental y místico, más cerca del estilo de Altiplano, con excelente resultado, un regalo al oído.
Encontramos la enésima versión del fantástico carnavalito de E. Cavour Leño verde, que de la misma forma que ocurre con El cóndor pasa, los Wayanay Inkas vuelven a lucirse al máximo al sacarle a esta obra maestra todas sus posibilidades, que no son pocas, de nuevo la fuerza interpretativa de los instrumentos consigue un resultado casi insuperable. No tan buenos resultados consigue la interpretación de los otros clásicos: SaririEncuentros y Puru runas.
Y Tres rosas es un chuntunqui bastante romántico y de gran calidad que cuenta con una excelente melodía, tanto cantada como su repetición con zampoñas.
Escúchalo aquí.

Andes cosmos es el segundo álbum del todavía denominado grupo Wayanay, grabado en 1993 y reeditado posteriormente en 1995 y 1999, en esta última edición ya se denomina Wayanay Inka.
El tema central Andes cosmos es un tema místico y ambiental, muy relajante e ideal para los amantes del New Age, es una obra perfecta que recoge toda la grandiosidad y reverencia para con los Andes, una de las obras originales más importantes y de mayor calidad del grupo.
Wayanay vuelve a tomar aquí un gran clásico andino, como es El eco de J. Milchberg, y hace de él una obra maestra irrepetible, aprovechando todas sus posibilidades, se vuelve a imponer un ritmo lento y suave que consigue sacar toda la fuerza mística de esta maravillosa composición, la pieza en ningún momento se hace monótona gracias a la variada y cuidada instrumentación de la que hacen gala los todavía llamados Wayanay. Otro clásico quizá ya no tan logrado es Paja brava, donde inexplicablemente Wayanay no enfatiza ni la instrumentación ni la fuerza interpretativa que le ha caracterizado en toda su carrera.
El yaravi de Wayanay titulado Cóndor mallku, gran cóndor en español, no tiene nada que ver con el huayño de Los Kjarkas, aunque va dirigido al mismo motivo, pese a que el tema es totalmente instrumental, los extraordinarios sonidos y la gran definición hacen de esta pieza un gran alegato al cóndor de los Andes.
Ollantay es otra pequeña joya de los Wayanay que no tiene nada que ver con la pieza de Los Jairas, al tratarse ésta de una danza incáica, y que además cuenta con un interludio de cuerdas de violín de fondo, lo que enriquece enormemente la canción.
El gran clásico de Savia Andina y también reversionado por Rumillajta, Tempestad, volvería a ser todo un acierto para Wayanay si no fuera porque su versión es un calco casi exacto de la de Rumillajta, no ofrece nada nuevo.
Wayanay presenta aquí un Sanjuanito titulado así, pero por lo que he escuchado a otros grupos, se titula Añoranza, que vuelve a presentar dos melodías muy correctas pero se hace monótono por su nula versaltilidad instrumental.
Y por último Wayanay vuelve a tomar un tema no ya tan clásico como famoso: el Pastor solitario, célebre melodía húngara de J. Last en la que el grupo vuelve a lucirse con su acertada instrumentación, aunque la batería le da un toque occidental que en mi opinión desvirtúa bastante el resultado final.
Escúchalo aquí.

The flight of the condor es el siguiente álbum del ya oficialmente llamado Wayanay Inka en 1995, cuyo tema central titulado The flight of the condor es en realidad la misma versión de El cóndor pasa del disco anterior.
Wayanay Inka interpreta aquí otro tema clásico de gran calidad, como es el caso de Pampa lirima, a la que vuelven a imponer su característico estilo místico con los efectos de eco de las zampoñas, con un resultado final brillante.
Más clásicos andinos: Wayanay Inka incluye una doble pista donde interpreta The reverly y Poncho de colores, también con excelente resultados y un marcado estilo folklórico para estos casos, volviendo a hacer incapie en la instrumentación variada y en la fuerza interpretativa.
Caroling donkey es otro fantástico tema de corte folklórico donde destacan los efectos ambientales naturales y los instrumentos de viento con efecto de eco, lo que da la sensación de que los Wayanay Inkas interpretan en plena naturaleza. Otro tema bastante ambiental es The pampa and the highlands, con efectos de ventisca y de nuevo con melodías andinas a más no poder, que muestra muy claramente el estilo del grupo.
Melgar es una obra melancólica de B. Ballón donde el protagonista es el charango de L. Tovar, para el que pone gran sentimiento en la ejecución de sus ya de por si sentidas melodías.
Uno de los temas de Wayanay Inka que a mi más me gustan es el Río huaycheño, un espectacular huayño en el que se canta a un río suplicando que libere de su tormento a un hombre enamorado que pierde a su amada, con una melodía increible y un muy inteligente uso de los coros, es una canción imprescindible de Wayanay Inka.
Y siguiendo el experimento de algunos otros conjuntos, Wayanay Inka se atreve también con una pieza de música clásica: el Minueto de J. S. Bach, interpretado con extraordinaria definición e instrumentación variada.
Escúchalo aquí.

Enchanted feelings no es un disco andino usual, se grabó en 1999 y mezcla los sonidos andinos con la música ambiental y el New Age, no obstante a me me parece que el resultado es bastante digno, más aún cuando Wayanay Inka interpreta temas propios.
Encontramos cinco obras de L. Tovar: Coral es la primera pista del CD y nos muestra de qué va a ir, un tema totalmente ambiental donde se ejecutan instrumentos de viento con efecto de eco y cuerdas de fondo, algo que siempre fortalece las sensaciones propias de los temas, en éste además podemos escuchar un interludio con sabor flamenco.
Camino a Antigua es un fantástico sanjuanito que aún manteniendo una instrumentación muy moderna, recobra el sabor folklórico tradicional, escuchamos una buena gama de melodías muy bellas y alegres, lo que supone una canción cumbre en la historia del grupo.
El Paso del águila es la tercera obra de L. Tovar, donde nos volvemos a sumergir en la ingravidez de un pozo de relajación con su etérea e intemporal música ambiental, para cerrar los ojos y escuchar. Nuestro aniversario es la otra obra de L. Tovar, similar al anterior, aunque el tema sin melodía definida se hace algo tedioso. Y por último L. Tovar dedica una canción a Tikal, una de las antiguas ciudades de la civilización maya de Centroamérica, con una buena melodía que por desgracia no se define demasiado con su apagada zampoña.
J. Albornoz compone aquí la que para mi es la mejor canción de todas las de Wayanay Inka, y una gran joya para la música andina: Shepherd girl o Pastorcita, que podemos escuchar en el vídeo de youtube, todo un alegato de amor y comprensión por las pobres pastoras que llevan sus rebaños por las solitarias cumbres eternamente nevadas y que casi tocan el Sol, tanto la melodía como la letra son absolutamente impresionantes, toda una obra maestra que hay que escuchar con mucha atención. El propio Albornoz compone también Dulce Jazmine a ritmo de sanjuanito bastante alegre, aunque correcto no alcanza el nivel del otro sanjuanito Camino a Antigua, mucho más versátil.
D. Montoya presenta Sueños del inka, un tema también bastante ambientalista que recuerda mucho a las piezas ancestrales de Kala Marka, con mucho color y melodías llenas de fuerza y sentimiento reverencial.
Escúchalo aquí.

Christmas with Wayanay Inka o Christmas clasics como reza su otra edición, se grabó en las Navidades de 1999/00, como se puede adivinar, se trata de una colección de temas navideños.
Encontramos un tema típicamente occidental: Green sleeves, o Verdes praderas en español, un clásico navideño de Inglaterra que al parecer data del siglo XVI, y que Wayanay Inka lo embellece con su extraordinaria instrumentación andina. Más villancicos clásicos occidentales son Jingle Bells o Silent night, ya no tan logrados.
The Christmas mule, o Burro villanciquero en español, es un chuntunqui ya puramente andino original de Los Kjarkas, y que Wayanay Inka vuelve a realizar una correcta interpretación, quizá mejor incluso que la original.
Volvemos a encontrar otro de esos sanjuanitos que derrochan belleza y alegría, titulado simplemente Christmas San Juan, y que incluye unas melodías de violín, otro villancico bastante correcto.

... de los Andes es un álbum del año 2000 donde Wayanay Inka pasa otra vez de componer temas propios y reinterpreta piezas ajenas, eso si, con bastante acierto.
Los Kjarkas vuelven a "prestar" a Wayanay Inka un par de temas bastante destacables. El primero es la archiconocida Tarajchi de U. Hermosa, para la cual Wayanay Inka realiza una interpretación bastante suave y ambiental, presentando a su vez una amplia gama de instrumentos de viento, aunque en algunas frases llegan a desentonar algo. La otra joya de Los Kjarkas en este disco es Pururunas, de R. de la Zerda, ejecutado ya con mucha más energía y acierto, aunque para mi la mejor versión de este tema es la que hizo en su día Sukay.
Encuentros de J. Komori es una de las canciones más versionadas de la música andina, de calidad contrastada desde luego, pero aquí no sé por qué Wayanay Inka la ejecuta a un ritmo flojo e insulso. Con el Carnavalito de Humahuaca, otro tema versionado hasta la saciedad y de origen argentino, el grupo realiza un mejor trabajo.
Polvo en el viento es un motivo occidental compuesto por el estadounidense K. Livgren y que Altiplano lo versionó mejor dicho sea de paso, aunque esta interpretación de Wayanay Inka tampoco está mal, con su aire misterioso y ambientalista.
El CD se completa con una repetición del tema Chujlla, y los archiconocidos Vasija de barro y Sikuri, con resultados algo irregulares.
Escúchalo aquí.

Andean world es otro disco de Wayanay Inka bastante correcto, grabado en 2003.
Añoranzas es una de las pocas sayas que ha grabado este grupo, cuyas melodías de quena y zampoña, de calidad media, van acompañadas de un fondo de cuerda de violín que embellece bastante el tema.
Susurro es un tema que ya interpretó Altiplano con mucha mayor definición, característica que precisamente le falta a esta versión, cuya melodía ha sufrido demasiada distorsión.
Encontramos también un Sanjuanito, diferente al de los trabajos de Navidad y Andean cosmos, y también de inferior calidad a los mismos, debido esta vez a la escaso gancho de sus melodías. Otro sanjuanito quizás aún mejor sea Serranías, rebosante de alegría y fuerza sentimental, aunque sigue siendo algo repetitivo.
Vives en mi es un extraordinario tema romántico aunque instrumental que no tiene nada que ver con los temas de Amaru y Los Kjarkas que llevan el mismo nombre, éste se trata de una canción cuyas melodías transmiten una gran fuerza sentimental, de lo mejor de Wayanay Inka.
Valicha es uno de los grandes clásicos de la música andina que también interpreta este grupo, un huayño de A. Hurtado del que Wayanay Inka realiza una versión un tanto moderna y occidental, alejada del estilo natural y folklórico, aunque en general la pieza mantiene un nivel bastante aceptable.
Escúchalo aquí.

Dos discos de Wayanay Inka, Romance y Romance 2 grabados en 2004 y 2006 respectivamente, apenas hay información de ellos.
N/A
El último disco de Wayanay Inka se publicó en 2007 y lleva por título Andeamerican standars, bella portada fue diseñada por el artista Roberto Kasisol.
N/A

Maya Andina


Maya Andina es uno de esos grupos que, sin llegar a tener la fama y repercusión de otros, si que ha sabido crear un estilo propio e inconfundible. Sus canciones son propuestas amenas e innovadoras, un viento fresco para la música andina contemporánea, y que además destacan por la gran calidad vocal y de que casi todas son obra del director Juan Inti Limachi.
Este conjunto tiene además la particularidad, muy poco frecuente por cierto, de que absolutamente todos sus temas son composiciones propias, la gran mayoría del propio J. Limachi.


Biografía


Parece ser que a lo largo de sus más de 30 años de historia han pasado hasta 40 músicos y artistas por Maya Andina, cuyo director es como ya he señalado el gran compositor Juan Inti Limachi, y en la actualidad se integran también su hermano Freddy Limachi, Nelson Velarde, Jaime Ibáñez, Jhony Tupak Magne, Aldo Herrera, Marcos Paredes y Marcos Jujuy Ramos.
Al parecer el grupo actúa además como centro cultural, pues tiene su propio sello discográfico: Diffusion culturelle MAYA ANDINA París-La Paz.

Froylán Huanca, el primer vocalista del grupo,
fallecido en accidente de tráficoComo ocurre con casi todos los conjuntos pequeños de música andina, apenas hay información de la trayectoria de Maya Andina, más aún cuando incomprensiblemente se cerró su website oficial hace no mucho, ahora solo nos queda su cuenta en facebook, donde podemos comprobar que se trata de un grupo bastante más antiguo de lo que cabría suponer, pues se fundó nada menos que en 1978 por unos estudiantes en París, de hecho los integrantes actuales pasan la mayor parte del tiempo en Francia.

El nombre de Maya Andina no tiene nada que ver con la Cultura Maya de Centroamérica, tal y como podría entenderse a priori, sino que "maya" es la cifra "1" en el idioma aymara.

Jaime Ibáñez, también fallecido en carretera, prestó su voz en la mejor época de Maya Andina








Discografía

Pese a tener ya más de 30 años de vida artística, Maya Andina solo ha grabado 8 álbumes hasta el momento. Salvo que indique lo contrario, todos los temas están compuestos por el director Juan Inti Limachi.

En 1978 Maya Andina saca su primer trabajo musical: Impacto andino, que al parecer solo existe en formato cassete y que como suele ser bastante habitual, es imposible encontrarlo porque se trata de un álbum no profesional, pues estamos hablando de los principios de Maya Andina, tan remotos que parece ser que ni siquiera se llamaban así, pues en la portada solo vemos la palabra "Maya".
Y también llama la atención que hasta pasados 11 años Maya Andina no volvería a sacar nuevos trabajos.
En youtube se puede escuchar el tema Ch'ulla, el kusi-huayño de W. Amaru que ya conocemos de otros grupos como Altiplano, incluido en el tracklist de este trabajo.
N/A
Lo dicho, pasaron los años hasta que en 1989 Maya Andina saca otro cassete titulado Emotion que, sin estar posteado como tal, encontramos todas sus canciones incluidas en otros trabajos posteriores.
Cholita maya es un excelente tinku romántico en donde ya se adivina el estilo inconfundible de Maya Andina: melodías sencillas, amenas y muy trabajadas, a lo que hay que unir la cálida voz del tristemente desaparecido J. Ibáñez.
Mariposita es un sanjuanito muy bien elaborado y de gran calidad que sigue la misma tónica, ritmo muy alegre y muy bella letra. Soledad es el otro sanjuanito del disco en el que el autor describe su situación al haber sido abandonado por su amor y sentirse solo, en este tema se menciona al río Chuquiago pidiéndole en persona que lo arrastre como a sus piedras, también se menciona la chicha, una bebida alcohólica típica de Bolivia.
Mi changuita es un taquirari también de corte romántico y melancólico que cuenta con una bella melodía cantada y ejecutada a quena, aunque quizá se eche de menos algo de variedad. El otro taquirari del disco es Río seco, un tema menor estrictamente instrumental, algo muy poco frecuente en el grupo, aunque a diferencia del anterior, presenta cierta versatilidad.
Illimani es un carnavalito ejecutado a un ritmo muy alegre y vivo aunque la melodía tenga algunos toques melancólicos, también es totalmente instrumental y cuenta con un buen conjunto de diversas melodías ejecutadas por todos los instrumento andinos.
Sutima-sutija es un k'antu muy melancólico cantado en quechua con la bella voz de J. Ibáñez, el ritmo inicial es muy lento, casi ancestral, pero después se anima mucho dando como resultado una pieza que incluso invita al baile, la letra se vuelve a repetir esta vez en coro, tema muy completo.
Todo cambiará es la única saya del disco y también el único tema de contenido social en el que se denuncia la segregación racial y las condiciones laborales de la clase baja de Bolivia, con excelentes melodías y una letra con mucho contenido.
Te amo con locura es para mi el mejor tema del álbum, se trata de un muy alegre kusi-huayño ejecutado a un ritmo muy vivo y alegre y cuya letra tiene desde luego una calidad y sentimiento fuera de lo común que hay que escucharla, la melodía es repetida por un dulce dúo de quenas, una pieza fantástica. Hay otro huayño en el disco titulado Cacharpaya, pero es bastante flojo, y más si lo comparamos con el anterior.

Amor ardiente es un disco grabado en 1990 donde encontramos la que sin duda supone la gran contribución de Maya Andina a nuestra música. El chuntunqui Amor ardiente es el tema central del álbum y es que lo tiene abosultamente todo: la cálida voz de J. Ibáñez recita una melodía romántica y sentimental como pocas veces he oído, y que se funde con dulces frases de zampoñas, la pieza también presenta gran variedad de melodías que, unido a todo lo demás, nos da como resultado una canción 10, y como ya he dicho, la mejor de Maya Andina.
Y por seguir un poco el ránking podría citar la segunda mejor: Sueños de amor, una pieza increible y fantásticamente ejecutada a ritmo de ulupica, me he enterado que la ulupica es una especie de pimiento muy picante, en cualquier caso esta canción debe su calidad una vez más a una gran versatilidad de melodías, muy sencillas y pegadizas todas ellas, y que desde luego destaca el bellísimo estribillo y los cantos finales que coinciden con las frases iniciales de zampoña, otra canción 10.
Temas ya menores pero no por ello carentes de calidad son por ejemplo Tiwanacu, un alegre kusi-huayño instrumental donde Maya Andina nos vuelve a deleitar con su especialidad: una buena ristra de melodías variadas, alegres y sencillas que suenan a ritmo de un buen acompañamiento de charango.
Amigo turista es un curioso lamento muy melancólico, y digo curioso porque trata la temática social desde un punto de vista único: presentando la desgracia de los mineros y de la clase baja a los turistas que visitan Bolivia, y que promocionan precisamente el turismo en Bolivia como ayuda para salir de la pobreza, todo ello con una letra muy emotiva y unas melodías de quena y zampoña absolutamente preciosas, otra joya de los Maya Andina.
Y dejando a un lado los temas repetidos del disco anterior, solo falta comentar otra joyita: Qh'itipachasa, otra ulupica romántica bastante alegre cantada en quechua y español, que de nuevo nos deleita con alegres y amenas melodías.
Escúchalo aquí.

Eco de nuestro pueblo es otro disco de 1990 donde Maya Andina vuelve a repetir numerosos temas, aunque presenta una versión de Llorando se fue a ritmo de su particular ulupica, quizá la única ocasión en la que Maya Andina presenta una pieza que no es de su autoría, aunque le ponen su ritmo particular, por si hay algún despistado, esta obra es en realidad una saya de Los Kjarkas compuesta por U. Hermosa.
El otro tema novedoso y destacable es Te necesito, un kusi-huayño bastante alegre y ameno de corte romántico donde se canta al ser amado lo importante e imprescindible que es, aunque esta pieza quizá se parezca demasiado a Te amo con locura.

Mi último beso es un espléndido trabajo de Maya Andina grabado en 1992 al que se subtituló también como Eco de nuestro pueblo - Música sin fronteras.
Negro corazón es un fantástico chuntunqui muy romántico y emotivo que cuenta con una bella introducción de quenas, y cuya melodía principal tiene también un alto grado de calidad, tanto en letra como en música. Mi último beso es el otro chuntunqui de este trabajo y tema central del mismo, también muy romántico y emocional, aunque de menor calidad que el anterior.
Los kusi-huayños siempre se le han dado de cine a Maya Andina, y aquí nos presentan Ph'ichitanca, cargado de energía y optimismo e ideal para bailar, con una instrumentación muy completa y compleja, y que transmite sensaciones fantásticas, J. Ibáñez la canta en quechua y español, con cambios de ritmo muy acertados, otra canción sobresaliente. Tumbito es el otro huayño de este disco, pero su calidad es bastante baja.
En Es el amor, otra ulupica marca de la casa, Maya Andina vuelve a tratar el romanticismo usando de nuevo muy amenas melodías tanto de quena como de voz, y esta vez utilizan un coro de niños, todo ello incluyendo un curioso acompañamiento de percusión, tema muy del estilo del grupo y también de calidad destacable. La otra ulupica del disco tampoco se queda atrás, es Paloma de alas blancas, también romántica, donde J. Ibáñez nos vuelve a brindar la oportunidad de oir su voz recitando una melodía muy armoniosa y cuidada, tanto en letra como en música, sin olvidar tampoco los interludios de zampoña.
Ojitos de turquesa es una saya típica del estilo del Maya Andina, que cuenta con una interesante introducción de charango que da pie después a la fantástica melodía principal tanto de quena como de J. Ibáñez, quien compara el azul de los ojos de su amada con las aguas del lago Titicaca, ¡menuda metáfora!
Cordillera es un carnavalito bastante alegre que cuenta con una muy elaborada instrumentación y acertados cambios de ritmo, y como todo tema instrumental que se precie, la variedad de frases es característica fundamental para que esta pieza tenga la calidad que tiene.
Estrellita es un bonito tema bastante romántico aunque ejecutado bastante suave para tratarse de un tinku, es especialmente bueno el estribillo del mismo así como el interludio de zampoña, que añade el toque de versatilidad.
Y Coplas de amor se la conoce mejor como Ecuatorianita, un sanjuanito muy ameno y simpático por supuesto obra original de J. Inti Limachi y que ha sido interpretado por otros muchos artistas, algunos de ellos con mejor brío, todo hay que decirlo, aunque esta versión original está bastante bien.

En 1998 Maya Andina saca un disco titulado United sounds of Maya Tropical donde recogen algunos de sus éxitos, además de muchos temas nuevos, y los versionan a un ritmo entre cumbia y ulupica, lo que da un resultado final indudablemente más comercial, aunque pueda defraudar a los acérrimos de la música andina.
Este disco supuso además la incorporación del vocalista Carlos Callizaya al grupo, con quien contarían también para los trabajos posteriores.
Temas nuevos reseñables son por ejemplo Amorosa chiquilina, un tema que mantiene bastante la esencia andina salvo en su introducción, que extrayéndonos de la temática del blog, tampoco está mal. No puedo bailar es otro tema novedoso de la ahora llamada Maya Tropical, quien describe como la mirada de una bella mujer llega a paralizar el cuerpo, tema picante muy al estilo de la cumbia latinoamericana.
La Paz se levanta es otro tema novedoso también a ritmo de cumbia que incluye trompetas y guitarras eléctricas y que homenajea a la bella capital boliviana. En Hola mariposa también podemos escuchar una instrumentación bastante caribeña, que incluye además un xilófono que da un toque exótico a la ya de por si exótica letra de la canción, bastante picante.
En La rosa murió Maya Tropical podemos escuchar un acordeón típico de las canciones caribeñas además de otra percusión característica de esas latitudes, bastante bien elaborada por cierto, otro aire de cumbia que se aleja bastante de la esencia andina, el que avisa... Te necesito es ya una novedad más interesante ya que podemos adivinar de nuevo ese estilo de Maya Andina característico que tanto nos gusta, y que cuenta además con una melodía muy bella, aunque de nuevo está aderezada con ritmos e instrumentación diferentes.
En Ausencia volvemos a percibir aires más andinos que en los temas anteriores, aunque con los matices clásicos que supone el uso del piano y los violines, que sin duda dan un alto grado de calidad y sentimiento a su bella melodía, seguramente lo mejor de este extraño disco quizá también porque aquí no se echa de menos la música de los Andes.
Picotí picotá es la historia de un músico cantada a ritmo de salsa que al aprecer le apodaban así, reservado solo para los amantes de ese tipo de música.
Y en cuanto a los temas repetidos pero versionados hasta el extremo están Paloma de alas blancas, a la que se le ha cambiado completamente la introducción y la instrumentación del interludio y en toda la pieza en general. Lo mismo se hace con la fantástica Sueños de amor, que aquí se la acompaña con una guitarra eléctrica.
Y por último Maya Tropical coge su tema Estrellita y lo transforma en una pieza de rock, con guitarras eléctricas, haciéndola perder toda su inocencia y frescura de la versión original, pero haciéndola también más comercial.

De Maya Tropical volvemos de nuevo a nuestra Maya Andina con Oh mi litoral, grabado en 2006.
El tema central Oh mi litoral es quizá la única cueca que ha hecho el grupo, que supone una elegía al Océano Pacífico por el que tanto suspira el pueblo boliviano.
Copacabana es una alegre y amena morenada ideal para la fiesta y dedicada a la ciudad boliviana de Copacabana que se asienta a orillas del lago Titicaca, no confundir con otras ciudades lationamericanas llamadas también así.
Contigo será mi corazón es para mi el mejor tema del disco, se trata de una fantástica toba bastante amena y simpática de corte romántico, ideal también para el baile.
Ayúdame es un nuevo y efectivo chuntunqui romántico donde el autor pide a un nuevo amor a olvidar a otro ampor del pasado, bonita letra, melodía y excelente interludio de zampoña.
Memorias de Tiwanacu es un yaravi instrumental dedicado a las ruinas del Tiwanacu, centro arqueológico de gran importancia en Bolivia, y que ha sido buena fuente de inspiración para temas místico religiosos de calidad, como es este caso.
Lolita Camote es un nuevo y simpático sanjuanito en el que Maya Andina vuelve a imponer su fresco y novedoso estilo con sus frases simples y pegadizas, más aún si se trata de un sanjuanito romántico como este, con una bonita letra aderezada con dulces interludios de quena.
Y Urupilitay es una bella sikuriada de C. Callizaya cantada en aymara que al principio se ve muy melancólica, pero que luego el ritmo se aviva muchísimo, lo que da un grado de calidad a la composición.

Tiwanacu pueblo grandioso es el último disco de Maya Andina grabado en 2011.
He de decir que escuchando los temas de este disco he echado mucho en falta la energía que Maya Andina implicaba en todas sus canciones, y aún sin llegar a perder del todo su estilo, si que lo he encontrado bastante más apagado y menos fresco, lo cualme ha causado cierta decepción.

EN CONSTRUCCIÓN

Traducir

Buscar en este blog