Awatiñas


Trabajo, sensibilidad social y amor a las raíces musicales del país, son las características generales de los Awatiñas de Bolivia, grupo creado en La Paz en 1970 por Mario Conde, Miguel Conde, Eddy Beltrán, Vidal Beltrán, Juan Beltran y Roberto Yujra, dos familias de hermanos: los Conde y los Beltrán, bautizaron al grupo con el nombre de Awatiñas, que en lengua aymara significa "los que cuidan".

Primera formación de los Awatiñas allá por finales de los 70
Y precisamente los Awatiñas se crearon con el objetivo de velar por la integridad y la cultura de los pueblos originarios de Bolivia. En sus inicios se dieron a conocer tocando en radios y salas, hasta que más adelante se animaron a dar su primera gira por los países vecinos. En 1974 la agrupación se da a conocer en el panorama musical al ganar el 2º premio en el II Festival Lauro de la Canción Boliviana, celebrado en Cochabamba.























En los años posteriores se establecerían en Francia y comenzarían sus giras por Europa y el resto del mundo.

En 1980 los Awatiñas se asocian con la organización Socorro Popular, una ONG francesa con la que conjugarán la música autóctona de Bolivia con obras sociales para con el país, gracias a esta colaboración, pusieron en marcha programas de nutrición, construcciones de escuelas, hospitales etc.


En 1992 los Awatiñas ganan un disco de oro y platino por la recopilación de sus mayores éxitos musicales. En la actualidad los Awatiñas radican en Francia, pero periódicamente vuelven a Bolivia para realizar conciertos y más obras sociales.



Integrantes

Formación de Awatiñas a principios de los 80: seis hermanos dos a dos: los Conde, los Cerezo y los Poma

Mario Conde es el fundador y director de los Awatiñas, compositor de muchas de las canciones del grupo, toca la guitarra, los sikus, y también canta. Su hermano Miguel Conde es otro fundador del grupo, también compositor, toca la quena.
Eddy Beltrán toca la zampoña e instrumentos de percusión, también pertenecen al grupo sus hermanos Vidal (charango) y Juan (1ª voz).
Roberto Yujra se unió al grupo más tarde, ejecuta los vientos.
En un principio también fundaron el grupo los hermanos Humberto y Roberto Poma, pero abandonaron la agrupación en los 80.
A lo largo de los años han pasado por los Awatiñas otros intérpretes, como Félix Cerezo, Edmundo Cerezo, Armando Villca, David CortezJuan C. Yujra.











Discografía

El primer disco de Awatiñas se grabó en Francia en 1979 y se reeditó en 1981: Los Awatiñas de Bolivia.
Parte de este primer trabajo consiste en una colección de piezas clásicas bastante recurrentes, aunque bastante bien interpretadas como Mama Crisó, El cóndor pasa o Mi raza.
Igualmente correctos son otros temas ya folklóricos como Tomando té, o el lamento Mama Rosario, algo ajados por la mala calidad vocal del conjunto en aquella época. Y Cholita cochabambina es otro tema tradicional importante, que años después otros conjuntos como Amaru se encargaría de mejorar bastante.
Los Awatiñas presentan aquí solo dos temas propios: Pajarillo y Potosina, ambos un tanto vulgares y rebajados de nuevo por la escasa calidad vocal del grupo.
El segundo disco de Awatiñas, ya grabado y titulado en Bolivia, data de 1981 y con todos sus 12 temas compuestos por los hermanos Conde.
El álbum comienza con un bello omasuyunquiri místico titulado Akully, consistente únicamente en percusión y zampoña. Complementando a éste, le sigue Thaya, un huayño ya mucho más desarrollado con ritmo e instrumentación clásicos. Ambas piezas suponen una excelente introducción al disco.
Cambiando totalmente de registro, escuchamos Dónde andarás, una cueca nostálgica donde los Awatiñas han mejorado ya notablemente su calidad vocal respecto al disco anterior. Por su parte, Sartasiñahua es una chokelada de nuevo ancestral pero con sabor festivo que contrasta con los temas iniciales.
Wila Inca es un maravilloso trote cuya complejidad técnica va de menos a más, con sus características frases de toyos que manifiestan un espléndido folklore ancestral del que los Awatiñas han hecho grandes trabajos posteriormente.
Imillita es un canto aymara evocador tocado a ritmo de huayño, con un acompañamiento variado que añade riqueza a la interpretación, tema que fue posteriormente reinterpretado mucho mejor en 1987.
Y Sol naciente es otro pequeño tesoro de este disco, un yaraví que supone una alabanza a un nuevo amanecer, con unos coros vocales definitivamente muy mejorados.
Tercer disco de los Awatiñas, grabado en 1984 en Francia, que se titula Awatkipasipxañanakasataki ("velar por nuestra integridad") aunque en otra edición se le tituló Jilata ("hermano").
Al igual que los discos posteriores, la tónica general del trabajo que nos ocupa es la interpretación de música arcáica y simple, consistente tan solo en grupos de sikus y percusión.
Destacan dos temas: Apachita, una sikuriada tocada tan solo con una zanka y el clásico bombo; y Mina Colquiri, un único tema más elaborado con instrumentación clásica y voz, que evoca la dureza de la vida del minero boliviano.
Aruskipasipxañanakasakipunirakispawa, un disco grabado en Bolivia en 1987, cuyo título quiere decir "debemos comunicarnos todos sin excepción". El grupo va madurando y elaborando su obra, aunque insistiendo aún en el registro arcáico y obviando el estilo moderno.
Altiplano es un motivo espléndido que nos describe la soledad que se vive en la planicie andina, azotada por los vientos y cantos de llamas. Esa tristeza contrasta con Despierta Bolivia, un carnavalito reivindicativo, con un mensaje bello pero que pierde fuerza por la simpleza de su melodía.
Wiraxucha es un huayño ya más elaborado dedicado al dios supremo de la cultura prehispánica Wiracocha.
Escúchalo aquí.
El siguiente disco de Awatiñas, grabado en Bolivia en 1990 lleva por título una de sus mejores canciones: Kullakita (hermanita).
Kullakita supuso un cambio radical para los Awatiñas, pues fueron capaces de crear un tema que sentó la base para un estilo propio del conjunto, gracias a su inusutada frescura, que a su vez sirvió de inspiración para componer piezas posteriores y crear así una línea de estilo que a la postre dio grandes frutos.
Otro tema bastante acertado es Guerrero aymara, una canción que conjuga la evocación del sufirmiento aymara de antaño con otro ritmo de nuevo muy alegre. Por contraste, Yuri es un motivo melancólico clásico con un acople perfecto entre quena y zampoña.
Y destacar por último el carnavalito Wara (estrella), interpretado con flautines y un correcto y variado acompañamiento al charango y toyos que supone una calidad añadida.
Escúchalo aquí.





En 1991 Awatiñas recopila sus más importantes canciones en un recopilatorio titulado Grandes éxitos. En 1993 volvieron a hacer lo propio con otro recopilatorio titulado De colección.
Además entre 1993 y 1994 los Awatiñas lanzan un vídeo titulado Bolivia donde graban varios videoclips de sus mejores canciones, muchos de ellos se pueden encontrar en youtube.

Los Awatiñas vuelven en 1994 a grabar un disco de estudio: El inka Atahuallpa, con prácticamente todos los temas originales.
La pieza más acertada es Amerindia, un sentido canto a la patria boliviana acompañado por preciosas frases de zanka. Otra canción, Urphila, recuerda mucho a Kullakita pues repite prácticamente el mismo esquema, y por ello es muy agradecida de escuchar.
Un tema ya más tranquilo y melancólico es Taipik'ala, tocado básicamente con flautines que evocan el mundo precolombino, al igual que Suri sicuris, tocado ya con sikus y a diferentes ritmos.
Y por último reseñar también Awatiñas, tema sencillo pero muy emotivo, un autohomenaje al grupo.
Escúchalo aquí.
Kullasuyu-ja es el siguiente trabajo de Awatiñas, grabado en 1997.
Un disco irregular donde solo destacan tres temas, aunque bastante brillantes: Hija del Sol es un emotivo sanjuanito con toques místicos y románticos muy alegres, características propias de estas canciones originarias de Ecuador.
Pido libertad es un tema de corte social bastante logrado, que transmite muy bien la fuerza que estos temas requieren.
Y Mayata-tunkaru es sin duda lo mejor de este disco, un gran huayño que toma el recurrente esquema de Kullakita, pero mucho más enriquecido en cuanto a ritmo e instrumentación se refiere, uno de los mayores éxitos de los Awatiñas en su historia.
Escúchalo aquí.







En 2001 los Awatiñas graban su segundo vídeo oficial: El Aphtapi, con numerosas colaboraciones incluyendo el ballet Aires de mi Tierra.

Tunkata pa tunkaru es un excelente disco de los Awatiñas de 2002 que abre con el tema homónimo, otro huayño aymara similar al gran Mayata-tunkaru, aunque no tan vivo, pero que conserva su alegría y frescura.
Los Awatiñas presentan otra canción social titulada Basta ya, un tema que aún siendo correcto le falta fuerza y no termina de llegar.
Jipi es una alegre tonada picante bastante buena aunque quizá algo simple. Y por último Luna pálida, un taquirari romántico agradable de oir.
En 2004 Awatiñas graba Irthapi, Matrimonio Aymara, otro vídeo donde se muestra el rito de los enlaces matrimoniales según la tradición aymara. Musicalmente el trabajo apenas carece de interés, pues solo se oyen voces de rituales antiguos y alguna que otra breve pieza de música arcáica. Eso si, el disco cierra con un versión de la excelente Mayata-tunkaru, del disco anterior.
Altiplano es un gran disco de los Awatiñas grabado ya en 2007, con casi todas las canciones compuestas por M. Conde.
El álbum se abre con el tema homónimo ya grabado en 1987, aunque bastante mejorado.
K'antu de Charazani es una de las mejores canciones arcáicas que podemos encontrar en la música andina, un tema evocativo a los lugares sagrados del Tawantinsuyo.
Wilamaj wilajawa  es otra pieza mística con una interpretación muy variopinta y bastante llamativa, al igual que Inka wila, esta vez con mayor variación en el ritmo. Y Yuri de yurina es un tema romántico instrumental con una excelente interpretación de quena.
Escúchalo aquí.
En 2009 los Awatiñas sacan el disco, Jichnapi jich'hanexa (ahora será cuando), un álbum del que es difícil destacar temas, pues todos ellos son realmente brillantes.
Por dar título al trabajo, merece comentarse Jichapi, que vuelve a seguir el esquema recurrente de Kullakita. Senderos andinos es un excelente canto por la solidaridad y el reparto de riqueza que supone una nueva incursión en la temática social. Inti wawa es quizá lo mejor del disco, un tema que describe con una fuerza impresionante la tristeza de un niño al perder a su madre.
Y cerrando ya el disco podemos oir Altipampa, tema emotivo tocado con flautines, aunque algo monótono.
Escúchalo aquí.



Wikipedia cita un disco de Awatiñas titulado Wiñacupuña saymara del 2015, pero no he encontrado información alguna de él.

4 comentarios:

  1. Hola Igor.
    Tiengo una buena nueva y una pregunta :
    he comprado hoymismo el disco "Bolivia" y cuando llegarà podria enviarlo.
    La pregunta es donde encontraste a la venta el primero LP.Quizas puedo adquirilo yo.

    Saludos
    Enrico

    ResponderEliminar
  2. Hola Enrico, enhorabuena por tu compra navideña.
    La verdad es que no recuerdo dónde ví a la venta el primer LP de Awatiñas, he estado mirando por ahí y no lo encuentro, eso si, recuerdo que valía unos 50$. Suerte y feliz navidad!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Igor
    Llegò el disco "Bolivia" pero,dicho que no hai fecha en ningun lado,no està el tema repetido del cual hablas.Aqui el listado de temas :

    01 Akully
    02 Thaya
    03 Donde andaras
    04 Cruceñita
    05 Sartasiñahua
    06 Esperanza
    07 Desde lejos
    08 Wila Inca
    09 Imillitay
    10 Italake
    11 Sol naciente
    12 Tarkeada

    Saludos
    Enrico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo simplemente me remití al tracklist que aparece en la web www.delosandes.com, así que daremos por bueno tu tracklist, ya que tú tienes el disco físicamente.
      También darte la enhorabuena por tu adquisición, esperemos que sea buena y la disfrutes, un saludo y Jallalla Bolivia!!!

      Eliminar

Traducir

Buscar en este blog

Cargando...