Traducir

Wara



Si duda, uno de los grupos de música andina más extravagantes que ha existido ha sido precisamente Wara, por su empeño en ir más allá de los convencionalismos e innovar la música autóctona fusionándola con un estilo que se puso de moda a principios de los 70: el rock psicodélico. Esta incursión de la música andina en el rock sinfónico dio lugar a una forma única de interpretación musical, seña inequívoca de Wara.


Yo reconozco que la música de Wara es bastante peculiar, algunos incluso dirán que ni siquiera es música andina, y también reconozco que sus canciones en general no son muy de mi gusto, pero decidí dedicarles una entrada en mi blog por la gran importancia histórica que los Wara tienen en Bolivia.



Biografía
.

La fecha exacta de la fundación del grupo Wara no aparece en ninguna fuente, pero todo indica a que se formaron muy a principios de los 70 en La Paz, Bolivia. Originariamente la banda se llamó Conga,y posteriormente Tabú. El conjunto de Tabú estaba constituído por Jorge Cronembold (batería), Dante Uzquiano (voz), Carlos Daza (guitarra), Jorge Komori (vientos) y Omar León (bajo). Más adelante se integraron Pedro Sanjinés (teclado) y Nataniel González (voz).


Los músicos se conocieron en el barrio paceño de San Pedro y convivieron juntos estudiando en el Conservatorio Nacional de Música de la céntrica avenida 6 de Agosto. Pero el proyecto Tabú duró solo unos meses por el infortunio sucedido en el carnaval de 1972, cuando el quinteto rockero animó las fiestas de dos agrupaciones juveniles: Los Calambeques y Los Marqueses. Los miembros de ambas se enfrentaron al enterarse de que compartieron el mismo conjunto, y en las trifulcas resultó fallecida la hermana del líder de Los Marqueses, por ello, Tabú pasó a la clandestinidad, y se vieron obligados a adoptar el nombre definitivo de Wara, con el que firmarían todos sus trabajos discográficos.


Los contenidos sociales de algunas de sus creaciones llevó a los Wara a tener encontronazos con el gobierno de aquel entonces, constituido por la dictadura de Bánzer. Los integrantes de Wara fueron detenidos por la Policía y sus padres obligados a la rúbrica de un compromiso para que no volvieran a tocar juntos, bajo pena de prisión, ¿los argumentos? mala influencia para la juventud, apología al consumo de drogas y no haber cumplido la mayoría de edad, que entonces era de 21 años. De hecho, no fue hasta 1975 cuando los Wara volverían a grabar un nuevo disco, esta vez con la colaboración de Clarken Orozco, fundador del grupo Aymara años después.

El conjunto Wara con Clarken Orozco, el primero por la izquierda
Dante Uzquiano es el director de Wara, un gran compositor y vocalista responsable de buena parte de las obras del grupo, que comenzó a cantar con solo 6 años y estudió música clásica en Argentina. De él fue la decisión de adoptar Wara como nombre definitivo del grupo, la palabra Wara significa "Estrella" en quechua.
Como ya he señalado, este grupo se vio fuertemente influenciado por el rock duro, psicodélico y progresivo que tan de moda se estaba poniendo en Europa a principios de los años 70, mezclando esas corriente musicales con el folklore nacional, creando así un nuevo estilo musical llamado rock-folk. Por este hecho sin precedentes muchos consideran a Wara un grupo de culto.


Para acabar debo señalar que en el amplio universo andino existen grupos de nombre muy similar: Wara Wara, Renovación Wara, Wara's o Warallajta, que no deben ser confundidos con el conjuto que nos ocupa.

.
Documental histórico de Wara.
.




.
.
Discografía

Salvo el primer disco El inca, se da la circunstancia de que los títulos de los discos de Wara corresponden a los números naturales en quechua, e indican así el orden en el que fueron grabados y lanzados al mercado, aunque en el siglo XXI, para sus últimos discos, eligieron títulos más descriptivos.

El inca es el primer disco de Wara, lanzado en 1973 y remasterizado en CD en 1993 y 2001, con el subtítulo de "Música progresiva boliviana", contiene solo 5 pistas, eso si, bastante largas y todas ellas de composición propia.
El tema central El inca es una obra de N. González y P. Sanjinés reservada únicamente para los fans del rock sinfónico, con sus habituales filigranas de teclados y guitarras eléctricas, la pieza tiene una letra donde se esboza una elegía al antiguo Imperio Inca, con numerosos "falsetes" muy comunes en las obras posteriores de Wara.
Realidad es otra obra de N. González y P. Sanjinés que sigue la misma tónica que la anterior, en la que la música andina propiamente dicha brilla por su ausencia, salvo por la temática de su letra en la que se vuelve a ensalzar la figura del inca y su raza, con solos de guitarra eléctrica muy elaborados que están a la altura de las mejores bandas británicas del momento, y que se ejecutan con distintos acompañamientos musicales que dan un toque de calidad añadida al tema.
N. González y P. Sanjinés presentan su tercera y última obra, Canción para una niña triste, dedicada ya al romanticismo, con una buena dosis de melancolía y un excelente acompañamiento tanto musical como de coros, ejecutada a un ritmo más suave, pero con una instrumentación igualmente psicodélica.
D. Uzquiano y O. León son los autores de las dos últimas pistas del disco, la cuarta pista se titula Wara, como el nombre del conjunto, un extenso tema de más de 8 minutos de duración, dedicado de nuevo a ensalzar el indigenismo y las injusticias sociales que a menudo han tenido que soportar, quizá sea el peor tema del disco por su falta de definición y sentimiento a la hora de su ejecución.
Y la última pista, también de D. Uzquiano y O. León es Kenko (laberinto en quechua), dedicado a un centro arqueológico ubicado en el Valle de los Incas en el Perú, las partes instrumentales están de nuevo muy logradas, aunque la parte cantada resulta un poco repetitiva.

En 1975 comienzan a salir los discos de Wara con los números en quechua. Este disco es Maya, el segundo del grupo, pese a que "maya" significa 1, se tituló también Hichhaningua hikjatata en una reedición posterior. Supone un cambio radical respecto al trabajo anterior, con la inclusión de una instrumentación y estilos propiamente andinos.
El tema Altiplano es en realidad una concatenación de diferentes segmentos musicales ancestrales ejecutados con toyos, charango y quenas típicamente andinos, la lista de piezas es la siguiente: Anunciación, Gestación, Phullura, Revelación, Kantu, Revelación y Evocación, en total más de 7 minutos de una música que conjuga el estilo andino con el rock sinfónico de una forma fascinante, con una estupenda ambientación natural y misteriosa, donde los instrumentos "occidentales" ya han desaparecido del repertorio de Wara.
Aymara es una estupenda canción de D. Uzquiano dedicada al pueblo y tierra aymaras, donde se percibe un profundo amor a la tierra ancestral tanto en su letra como en las sentidas melodías, cuenta con un extravagante pero bello interludio de quena.
Y Jacku chakalcheño es un tema aparentemente prestado de un grupo llamado Los Chakalcheños, está cantado en quechua e interpretado a un ritmo muy constante y definido, la melodía principal es muy correcta y sentimental, aunque el cantante quizá le pone demasiada tristeza en su interpretación.

Paya, 2 en quechua, es el tercer disco de Wara, que llevó también el subtítulo de Hichhaningua hikjatata en posteriores ediciones. Se grabó en 1976 y se lanzó tanto en solitario como en pack junto con Maya.
Es un disco para mi bastante irregular, si exceptuamos quizá la que para mi es la mejor canción que ha hecho Wara en toda su historia: Imillita, una pieza progresiva de D. Uzquiano que rebosa energía y un ritmo sensacional, todo ello unido a su fantástica melodía cantada y dos interludios: uno ejecutado a quena y otro con teclados, da lugar a una auténtica obra maestra, la mejor conjunción lograda con la música andina y él rock progresivo.
El otro tema del disco que tiene cierto interés es Encontrarte, también de D. Uzquiano, donde el romanticismo vuelve a ser la temática de la canción, es especialmente sensacional su interludio de quenas.

Oriental se grabó originariamente en 1977 y unos años después como pack junto con el disco Pheska. Está dedicado a la región oriental de Bolivia.
Encontramos una interesante versión de En las playas de Beni, el famoso vals de Méndez y Achá que ya conocemos de las interpretaciones de otros grupos, aunque esta es la más antigua que yo conozco, se ejecuta principalmente a piano y esta vez los Wara no la cantan, lo que le quita bastante sentimiento.
Viva Trinidad es otra pieza bastante famosa, un taquirari de R. Becerra también interpretado por otros tantos grupos, y que de nuevo los Wara solo la ejecutan instrumentalmente, con una bella marimba incluida. Y Cunumi del carretón es otro taquirari, esta vez de W. E. Centellas, de nuevo totalmente instrumental y donde volvemos a escuchar una dulce marimba.

En pacoweb se cita un disco de Wara de 45 rpm titulado Villancicos, y que contiene precisamente cuatro temas de Navidad.

Quimsa fue grabado en 1978, y más tarde se editó como pack junto com Pusi. Es un disco muy irregular para mi gusto.
Por destacar algo del álbum citar sin más la mala interpretación que los Wara hacen de La charla de Jilakata de E. Joffré y quizá la más correcta Fantasía incáica, una estupenda marcha incáica de H. García que también conocemos de otras agrupaciones, y que aquí los Wara se lucen bastante, con una interpretación ancestral y mística, en lo que es para mi el único atisbo de calidad de este trabajo.
Precisamente Pusi fue el siguiente disco de Wara, grabado en 1982.
Collita es un famoso taquirari de F. Román interpretado también por numerosos artistas y grupos, y que aquí los Wara realizan una correcta versión, un tema muy simpático y alegre, de lo mejor del grupo.
Encuentros es quizá la joya de mayor repercusión que nos ha legado Wara para el folkore andino, compuesta por J. Kimori, describe la alegría de reencontrarse con los seres queridos con unas espléndidas frases que sin embargo hoy día muchos grupos se han encargado de "quemarlas" versionandolas una y otra vez.
Indio joven es una estupenda canción progresiva esta vez original de D. Uzquiano que cuenta con una melodía muy original y de gran calidad, muy del estilo de Wara, quien la ejecuta con mucho tino y sentimiento. Chapaco es otra obra de D. Uzquiano algo más suave que incluye un espléndido interludio ejecutado con violines.
.
Pheska salió al mercado en 1989, en una época en la que los Wara se tomaban más tiempo en crear sus composiciones, este álbum tiene ya más calidad que los anteriores.
Desde La Paz he venido es un alegre huayño de A. Pardo que supone una bella elegía a la capital boliviana y sus buenas gentes, cuenta con un curioso interludio que contrasta mucho en la pieza. Canto a La Paz es otra elegía a la misma ciudad, esta vez a ritmo de carnaval y con A. Limpias como autor.
Esperanzas es una buena canción de R. Encinas donde se conjuga muy bien los cantos con coletillas de zampoña, además de un excelente interludio de quena que todo ello da mucha versatilidad al tema.
Agua clara es una excelente saya del director D. Uzquiano que supone un tímido retorno al rock psicodélico, pero manteniendo la instrumentación andina aderezada con guitarra eléctrica y batería, melodías tanto principales como interludios de gran calidad.
Y Ella es una canción de Danza y Bernal de estilo romántico, interpretada con mucho sentimiento y melancolía, aunque quizá un poco lenta y tediosa, su segunda parte de quenas y guitarras eléctricas arreglan bastante el resultado final.

El disco de oro de Wara es un álbum recopilatorio que se editó en 1991.

Sojta salió al mercado en 1992.
Loizaida es una saya de B. Palombo donde los Wara mezclan los instrumentos andinos con una interpretación bastante clásica de violín.
Elegía a un cóndor es una pieza de J. C. Paredes que comienza con una introducción bastante mística, para luego dar lugar a una melodía bastante sentimental y evocativa, con numerosos cambios de ritmo que embellecen mucho el resultado final.
A tu vuelo es un tema ambientalista de R. Encinas bastante suave que se rompe drásticamente en su estribillo, mucho más acelerado, los Wara vuelven a usar la guitarra eléctrica en esta pista, dedicada a la melancolía por el mar.
Y Vuelve es una canción de C. Daza de nuevo ejecutada con guitarra eléctrica y totalmente instrumental, pero bastante sentimental y emotiva.

Paqallqu se grabó en 1997, donde encontramos dos piezas fundamentales en la discografía de Wara:
Una de ellas es sin duda Illimani, una estupenda morenada original de Uzquiano y Balboa dedicada al monte Illimani a cuyos pies se desarrolla la ciudad de La Paz, cuenta con un ritmo muy alegre y marcado, y su melodía rebosa calidad y energía, lo que le ha valido numerosas versiones por parte de otros grupos musicales, de lo mejor de Wara.
La otra joya del disco es Coca no es cocaína, un fantástico caporal de Uzquiano y Apaza donde se defiende el uso tradicional de la hoja de coca y se carga contra las malas prácticas de extraer y procesar de ella la cocaína, de nuevo uno de los mejores temas de Wara, muy alegre y potente, que aún recuerda ligeramente al rock progresivo.
Ya de menor dimensión pero también válida es Nacimiento de la energía, una fusión musical a cargo de K. Hashimoto, un músico oriental que ya ha colaborado en alguna ocasión con el folklore andino, y que en esta ocasión realiza un excelente trabajo con un estilo bastante tradicional y clásico para tratarse de Wara.
.
El disco Wasitat Jikisiñasawa que se cita en pacoweb del año 2001 es en realidad una reedición del álbum El inca, con algún añadido.

Con Oruro, grabado en 2002, se termina el trabajo discográfico de Wara, si exceptuamos las posteriores remasterizaciones que se hicieron de algunos de sus antiguos discos.
Plegaria a la virgencita es una canción litúrgica de P. Sanjinés para la cual utiliza un órgano de iglesia y una oración recitada y cantada por una mujer cuya voz se parece mucho a la de Z. Yugar, pero no puedo confirmarlo, en cualquier caso la melodía es especialmente bella y sentimental.
Wara presenta una amplia colección de Morenadas de hasta 14 minutos de duración, bastante apropiadas para la danza y la fiesta, temas típicos del Carnaval de Oruro al que va dedicado este disco, las morenadas fueron compuestas en su mayoría por los integrantes históricos de Wara y son: Quiero la felicidad, Aromeñita, Hombre solitario, Siglo XX, Dónde puedo verte, Pa'l Jacha, Cuánto cuestas cuánto vales y Señor Cocani, el empleo de trompetas afea bastante el resultado global.
También presentan una selección de Tobas, ya de 6 minutos de duración, la mayoría de ellas totalmente folklóricas y bastante alegres: Tobas tradicional, Corazoncito, Rosita y Warita, de nuevo las trompetas afean algo el conjunto, aunque el resto de instrumentos y ejecuciones son bastante correctas.
Ya temas concretos y correctos son por ejemplo Adiós Oruro, una triste cueca de Medinacelli y M. Sosa donde se habla de la nostalgia por el abandono forzoso de Oruro. Oh mi Oruro es un taquirari bastante conocido de G. Rojas interpretado por otros tantos artistas. Y Diabladas tradicionales es una selección de cuatro diabladas folklóricas bastante alegres y amenas, de nuevo para amenizar la fiesta.

Por último añadir que el director de Wara, Dante Uzquiano, sacó un disco en solitario titulado Remembranzas, nadie lo ha posteado todavía, pero se puede consultar en pacoweb.

9 comentarios:

  1. Saludos desde Ecuador, los tendremos en Agosto 2012, es una alegría poder disfrutar personalmente a uno de los mejores Grupos de Bolivia y único en su genero de fusion.
    El Concierto lo organiza la Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia en Ecuador, en Homenaje al 187 aniversario de Independencia de Bolivia.
    Lugar: Teatro Nacional de la Casa de la Cultura Ecuatoriana, miercoles 19H 30.
    SEAN BIENVENIDOS HERMANOS DE BOLIVIA.
    J. Clavijo desde Quito.

    ResponderEliminar
  2. En reañidad es uno de los mejores grupos de la historia en Bolivia.

    ResponderEliminar
  3. A ver si cuelgas letras de sus canciones, en realidad a mi me gusta mucho ELLA, REALIDAD, COLLITA, ENTRE OTRAS CANCIONES...

    ResponderEliminar
  4. los títulos de los álbumes no son en quechua,sí en aymara,siento porque no sea de tu gusto,pero es lo mejor que pasó en nuestro pais,a ver si encuentras tanta fusión asi como asi en cualquier parte del mundo,como si fuera fácil,son unos genios.

    ResponderEliminar
  5. es una historia y leyenda un grupo tan hermoso con buena interpretacion como es WARA

    ResponderEliminar
  6. en POTOSI- BOLIVIA tendremos el honor de disfrutar las hermosas melodias del grupo WARA este 9 de agosto de 2013

    ResponderEliminar
  7. he visto el ultimo concierto de wara en potosi son unos verdaderos maestros, no saben lo que se ha perdido
    el dante es lo maximo el carlos y el omar saludos desde potosi

    ResponderEliminar
  8. Aclaracion no solo los nombres de los discos son en aymara el nombre Wara que significa estrella tambien es en aymara, el grupo pertenece a la region andina de Bolivia

    ResponderEliminar
  9. Wara los conocí en 2009/2010 por su disco El Inca, tremendo album, de lo mejor que se hizo por esa época en cuanto a rock en Latinoamerica.

    Saludos desde Colombia.

    ResponderEliminar

Buscar en este blog

Cargando...