Los Calchakis



La gran aportación de Argentina al folkore andino tiene desde luego su máximo exponente en Los Calchakis, uno de los grupos andinos con mayor historia y volumen discográfico que existe hoy en día.


El nombre del conjunto proviene del término Calchaquí, un grupo humano de etnia diaguita que habitaba en el NW de Argentina antes de la llegada de los españoles, que por entonces serían unos 450.000 individuos, y que en el siglo XVII solo quedaban 20.000, otra cultura perdida hoy día. Comentar también que en esa misma región existen los llamados Valles Calchaquíes, el río Calchaquí, e incluso una localidad llamada también Calchaquí.


Biografía

Los Calchakis se fundaron en 1959 por Héctor Miranda, su mujer Ana Mª Miranda, y el guitarrista argentino Fernando Leynaud. El grupo se fue fraguando a raíz de reuniones del propio tándem Miranda con otros músicos en el club "La Candelaria", en el bario latino de París, actuando en el Rive Gauche (L'Ecluse), la Contrescarpe etc donde por aquel entonces la música andina empezó a pegar fuerte en el viejo continente. Con inicios muy humildes, Los Calchakis fueron junto a Los Incas, los pioneros de la música andina en el viejo continente. Es en este ambiente donde la familia Miranda entabla amistad con V. Parra y su familia, además del quenista Guillermo de la Roca, con quien grabarían algunos discos.

En 1964 el grupo es presentado a la casa discográfica Arion/Barclay precisamente por mediación de V. Parra quien al parecer quedó muy impresionada por su música. Con este sello, Los Calchakis grabarían casi todos sus discos, algunos de ellos discos de oro en países como Francia, España o México. También ganaron el Gran Premio del Disco de la Academia Charles Cros de París.

Ana María Miranda "Huayta"
En 1965 se integra el guitarrista español Gonzalo Reig, y poco después se integraría también el paraguayo Nicolás Pérez González. El grupo se constituyó finalmente como quinteto de la mano de dos grandes: Sergio Arriagada y Rodolfo Dalera.
En un principio, el objetivo y el signo de identidad de Los Calchakis fue la difusión en Europa de la música tradicional de los países andinos, Argentina principalmente, para proseguir con Bolivia y Perú, los dos discos que les lanzaron a la fama.
Más tarde, decidieron empezar a incorporar en su repertorio canciones más actuales, sobre todo en lo que se refiere al contenido de los textos: canciones que reflejaban la realidad más profunda de los pueblos latinoamericanos: sus sentimientos, sus reivindicaciones, sus sueños y sus problemas, este punto de inflexión se produjo con la grabación de un álbum totalmente imprescindible: El canto de los poetas rebeldes.
En 1972 interpretan la banda sonora de la película Estado de sitio de Costa Gavras, compuesta por el músico griego Mikis Theodorakis. Al año siguiente, G. Reig decidió abandonar Los Calchakis y le sustituyó Fernando Vildósola.
También intervienen en el programa de la televisión belga "Soy Libre" con A. Yupanqui, premiado en el festival de Montreux en Suiza.


Durante sus más de 50 años de existencia, Los Calchakis han llevado su música latinoamericana por numerosos escenarios de Norteamérica y Europa: del Teatro Olympia de París al Palacio de Bellas Artes de México; del Victoria Hall de Ginebra al Lisner Auditorium de Washington; de los Jardines de Tivoli de Copenhague al Teatro Monumental de Madrid.

Los Calchakis en 1975
En la actualidad los miembros del grupo residen habitualmente en Francia: Sergio Arriagada, Enrique Capuano, Pablo Urquiza y Mario Contreras.
En 2004 H. Miranda y A. Mª Miranda escriben un libro titulado "La mémoire en chantant", donde narran sus experiencias de toda una vida dedicada a la música y a Los Calchakis.




Integrantes

Héctor Miranda "Calchay"

Célebre compositor, pintor, ilustrador y baritono, fundador y director de Los Calchakis desde siempre, a menudo firma sus obras con el seudónimo de "Calchay". De él son las ilustraciones de los discos del grupo, así como sus fotografías y textos explicativos.
El talento de este artista bonaerense se desarrolló a los 15 años de edad cuando ingresó en la Escuela de Bellas Artes. Un año más tarde viaja por el N de Argentina y le permite así conocer el folklore tradicional.
Con 20 años de edad consigue una beca del gobierno francés y se instala en París, donde junto con otros pintores funda el Grupo de Investigación de Arte Visual, y expone en los bienales de S. Pablo y París, así como en el Museo del Louvre. En 1959 funda con su mujer A. Mª Miranda Los Calchakis.

Ana María Miranda "Huaÿta"

Esposa de H. Miranda, soprano clásica dotada de una excepcional y dulce voz con la que embellecía enormemente las primeras canciones.
Nació en París en 1942, aunque vivió su infancia en Argentina. Aún joven volvió a su país natal para estudiar canto de la mano de profesores como Lotte Schone, Mario Podesta, o Lola Rodríguez Aragón en la Ecole Normale de música de París.
Debuta en el Teatro de los Campos Elíseos con la obra de W. A. Mozart Cossi fan tutte, e inmediatamente participa en el Festival de Aix en Provenza. Desde entonces su carrera profesional ha estado centrada en las óperas y cantos clásicos.
Además de ser fundadora de Los Calchakis en 1959 junto con su marido H. Miranda, también creó junto con Udo Reinemann el cuarteto vocal Lieder, con el que viajaría por toda Europa y EEUU.
En 1968 A Mª Miranda abandona Los Calchakis y se dedica cantar en diferentes óperas y orquestas por todo el mundo, aunque siguió colaborando con el grupo como arreglista y compositora, firmando sus trabajos con su apellido original A. Mª García o con su alias Huaÿta (flor en idioma quechua). Su especialidad fue el oratorio y la interpretación de músicas antiguas de Francia e Italia.
Desde 1990 se ha dedicado a la enseñanza de canto, lírica y técnica vocal, llegando a ingresar en 2001 en la misma Ecole Normale donde se formara 50 años atrás.


Sergio Arriagada

Uno de los pilares básicos de Los Calchakis a lo largo de su dilatada carrera es sin duda este músico chileno autor de numerosas e importantes canciones del grupo como ya veremos, quizás la más destacada sea Para un presidente muerto, primer homenaje musical que recibió Salvador Allende tras su muerte tras el golpe de estado en Chile.
Dotado de un talento especial tanto para la ejecución de las quenas como para la composición musical, S. Arriagada estudió música y guitarra clásica en el Conservatorio Nacional de Chile, y luego completó sus estudios en la Ecole Normale de Musique de París. Aquí precisamente conoce a Los Calchakis e ingresó en el grupo allá por 1969, desde entonces ha formado parte del conjunto casi ininterrumpidamente. No obstante también ha colaborado paralalelamente con la Banda Recabarren dirigida por el gran Sergio Ortega. Y adicionalmente también perteneció a la banda argentina Agrupación Música especializada en música de cámara de la América Latina colonial.
Desde 1985 es profesor titular de Flauta y Formacion Musical en la Ecole Nationale de Musique en París. Finalmente, en 2003 se integra también en la facción francesa de Quilapayún.




Aldo Ariel Breitembruch "Cuimbaé"

Los Hnos. Ariel, Aldo es el segundo por la izquierda.
Nacido en Posadas, Argentina, en 1942. Otro de los grandes clásicos que hizo una gran labor en Los Calchakis fue Aldo Ariel "Cuimbaé", que en su periplo calchakí desde 1979 nos dejó grandes y bellas composiciones.
A. Ariel era cantante tenor, tocaba el charango, la guitarra y el bombo. Curiosamente con Los Calchakis, el artista misionero recorrió Alemania, España, Suiza, Inglaterra, Francia, Italia y Japón dando más de 3000 conciertos, pero desde que partiera en 1968 de su Argentina natal, nunca más dio un recital en su país.
Sin embargo, cada 8 años regresaba a reencontrarse con sus seres queridos de su patria.
El nombre de "Ariel" aludía a las raíces de su vida como músico cuando integró Los Hermanos Ariel, grupo adolescente de misioneros que alcanzó a grabar en Buenos Aires un disco en 1960 para el afamado sello RCA Víctor. 
Los Hnos. Ariel compartieron el podio de RCA Víctor con artistas como Suma Paz, Los Chalchaleros y Los Tucu Tucu, quienes grabaron su primer disco con una gran ayuda del grupo misionero, integrado por A. Ariel, Carlos Garau, Miguel Zárate y Hugo Báez.
A. Ariel falleció en París el 29 de julio de 2009, a los 67 años, a  consecuencia de afecciones cardíacas, sus cenizas fueron esparcidas por la Bajada Vieja de su pueblo natal, acompañando una serenata. Desgraciadamente A. Ariel tenía intención de componer una Cantata al General San Martín con ayuda de Rudi y Nini Flores, pero dejó la obra inconclusa.

Mario Contreras Sotomayor

Un importante músico poliinstrumentista chileno que en los últimos años ha realizado colaboraciones puntuales con Los Calchakis, aunque forma parte del Quilapayún francés desde 2002.

Pablo Urquiza

Otro músico de la etapa más reciente de Los Calchakis, es además poeta, originario de Córdoba, Argentina. Profesor de letras, autor de obras de especial sutileza poética y un contenido especial que lo colocan entre los grandes poetas argentinos.
Une a su sensibilidad por las letras, un amor por la música latinoamericana, y en especial el folklore  nacional. Con los típicos instrumentos usados por generaciones, a través de Abra Pampa producciones, ha editado en París varios CDs desde que se estableció en esta ciudad
1995 - Flutes des Andes
1996 - Terre du ciel
1997 - El Che vive!
1997 - Argentine: Les chants de l'ame
1997 - Entre silencios
2001 - Etre ange
2006 - Pour appeler le vent
2007 - Ceremonie terrestre
2007 - Havre de l'esperance
2011 - Sous la roche du ciel
Fiesta America du Sud con Franck Gosudarski
2011 - Hasta el corazón con Franck Gosudarski
Y además tiene una impesionante colección de premios:
1979 - Premio de Poesía de la Universidad de Córdoba de la Municipalidad de La Calera
1980 - Mención especial en el Concurso Luis de Tejeda de la Municipalidad de Córdoba
1981 - Premio Universitario de la Escuela de Letras Modernas de la Universidad de Córdoba
2000 - Mención especial del Premio Pulsares de la Provincia de Buenos Aires
2002- Exhibición Internacional de Poemas y Póster de poetas iberoamericanos contemporáneos: St. Thomas University Fredericton, Canadá.

Rodolfo Dalera

Si duda otro de los grandes folkloristas que nos ha dado Argentina, y que tristemente falleció no hace mucho, en este blog ya le dediqué en su día una entrada a R. Dalera, que en los años 70 grabó importantes trabajos con Los Calchakis, y que más adelante fundó su grupo propio: Los Chaskis.

Guillermo de la Roca
Virtuoso quenista francés que en realidad se llamaba Guillaume de la Rouge pero que castellanizó su nombre para asociarlo más a la música latinoamericana, uno de los primeros en mostrar el sonido andino al mundo con su instrumento allá por la década de los 50. Logró rescatar sonidos ancestrales de la música andina dándose cuenta que muchas de las melodías que estaban cuando se produjo la conquista, estas fueron tomando un sincretismo religioso y artístico andino junto con las melodías que traían los evangelizadores españoles. Ha realizado actuaciones en muchos teatros del mundo como el Olympia de París y ha grabado con prestigiosos grupos como Los Incas y Los Machucambos, además de nuestros Calchakis, con quienes grabó importantes trabajos a finales de los 60, cuando el grupo estaba labrando su leyenda.
Como solista, G. de la Roca grabó algunos discos:
Traditional flute music from Latin America
Flute indienne
Aires del Tawantinsuyo
Solos, dúos, tríos para flautas y guitarras
Musica criolla - Argentine Flutes et guitares

Kena
Empire des Andes
Cathedrale des Andes
Argentina: Danzas tradicionales




Alfredo de Robertis

Músico, poeta y compositor argentino. Reside en Francia desde 1962.
Es miembro de la Sociedad de Autores, Compositores y Editores de Música de Francia (SACEM) como compositor y letrista. Cofundador y redactor de la revista literaria en 1966 y 1967. Miembro de la Academia Francesa del Tango.
Ganó el gran premio de la Academia Charles Cross por los discos Le Chant Profond de l'Amérique Latineen 1968 y Un Hombre quiso saber de 1974, y el 1º premio del Concurso Internacional de Poetas del Tango, organizado por la revista La Maga de Buenos Aires en 1996.
Colaboró con Los Incas y Los Calchakis a inicios de los 70, aunque también grabó discos en solitario:
Flûtes indiennes (con Los Cóndores)
La chanson de Evita
La harpe et la flûte indiennes (con Los Peruvianos)
Misa bárbara con Humberto Canto
La ballade de Buenos Aires

José Ignacio "Chango" Rodríguez

Estaba casado con Margarita Bay quién inspiró su obra más conocida, la zamba Luna cautiva, compuesta mientras sufría un largo encarcelamiento de cuatro años (1963-1967) acusado de un homicidio del que finalmente fue considerado inocente.
Su afición por la música comenzó desde chico, siendo su madre directora de la escuela de Matorrales y maestra de guitarra. Eduardo Toberán fue su seudónimo artístico hasta que su padre le profesó su disgusto con su cambio de nombre.
A fines de los años 30 realizó su primera presentación en La Rioja, para dirigirse luego a Buenos Aires, donde obtuvo sus primeros éxitos. Luego viajó a Bolivia y Perú, donde estudió Literatura entre los años 1940 y 1945. Allí integró el trío Los Tres de la Cantina con Roberto Sarrión y Lito Soria, a quienes conociera en LV2 Radio General Paz.
Colaboró puntualmente con Los Calchakis en el LP Los Calchaquis chantent Atahualpa Yupanqui en 1963.

Nicolás Pérez González

Nace en Asunción, Paraguay, el 6 de diciembre de 1927.
Fue un cantante y compositor, integró el Coro Polifónico del Ateneo Paraguayo en 1943. Un año después obtuvo una beca en la Escuela Nacional de Canto, institución en la cual, por espacio de 5 años estudió con Sofía Mendoza.
En 1950, en Buenos Aires, estudió composición con el maestro Francisco Alvarenga, por entonces uno de los grandes nombres de la creación, la dirección y la difusión de la música paraguaya. Entre 1951 y 1953 estudió técnica vocal con Faroni Fainghaus, en São Paulo.
A comienzos de los años 60 se estableció en París donde colaboró en el primigenio disco de Los Calchakis: Les Andes a Paris, y trabajó con ellos como arreglador musical y vocalista, grabando más de 20 discos.
Estudió entre 1966 y 1971 armonía, contrapunto, fuga, orquestación y composición, con Gerardo Guevara y Carlos Tuxen-Bang.
Como cantante se inició en la lírica y, finalmente, decidió incursionar en la música popular, en la cual obtuvo sus mayores logros artísticos. Integró el trío Los Cangrejos con el que actuó por espacio de 10 años.
Obtuvo numerosos reconocimientos y premios por su obra, entre ellos el de los Juegos Florales Marianos de Asunción en 1954, el Concurso musical para el carnaval asunceño en 1955, y en 1976 por su obra Tarumá, seleccionada por el Instituto Francesco Canneti, de Vicenza (Italia).
Como cantante e instrumentista actuó en América, Europa, Asia y África, Asimismo, realizó la locución en el doblaje al español de varios filmes y, como recitante, estrenó la Cantata Llanto por Ignacio Sánchez Mejía, de Mauricio Ohana, sobre poesía de Federico García Lorca.
Luego de 40 años de exilio regresó al Paraguay en 1989, tras la caída de la dictadura del general Alfredo Stroessner. Participó activamente del movimiento cultural y musical, dando charlas y conferencias sobre temas de su especialidad.
Falleció en Asunción el 18 de mayo de 1991. Ese mismo año, sus amigos fundaron en su memoria el Círculo Paraguayo de Música Contemporánea “Nicolás Pérez González”.
La flûte indienne - Aires del Tawantinsuyo
Música criolla des Andes: Flutes et guitares
Flûte indienne
El cóndor pasa

Joël Francisco Perri "Amaru"

Nacido en Floing, Francia, en 1945. Otro gran pilar que cimentó la leyenda de Los Calchakis durante sus humildes inicios en los años 60, colaboró con el conjunto desde sus inicios, aportando su genio creativo para componer y arreglar temas tradicionales.
Paralelamente también ha desarrollado una carrera musical en solitario:
El cóndor pasa (con su hermano Cedric)
Mandolins from Italy
Indian flutes
Mandoline
Sopla el viento
Incluso llegó a grabar un LP con el conjunto griego The Athenians y Mikis Theodorakis. También formó parte de Los Paraguayos.








Gonzalo Reig

Nació en Mogente (España) y es uno de los más apasionados conocedores, creadores, intérpretes y difusores de la música y de la canción latinoamericana.
Finalizados sus estudios de bachillerato en Xátiva y la selectividad en el instituto Luis Vives de Valencia compaginando con su afición a la música y la guitarra, en 1959 se trasladó una temporada a Cannes.
En principio, la idea de aquel traslado era permanecer dos meses en Cannes perfeccionando su francés, para después regresar a España, pero no fue así: Gonzalo conoció y entabló amistad con el prestigioso guitarrista italiano Antonio Filograna y empezaron a tocar juntos en todo tipo de bares, hoteles y chiringuitos de Cannes y sus alrededores.
Un día, actuando en la localidad francesa de Antibes, se encontraron con Aristóteles Onassis, que conocía a Filograna y, tras escucharlos, los invitó a tocar en uno de sus hoteles de Montecarlo; a partir de ahí, Gonzalo y Antonio se convirtieron de la noche a la mañana, en los músicos personales y oficiales del magnate griego.
Con todo ese rodaje en 1962, Gonzalo se trasladó a París para estudiar Arquitectura, donde entró en contacto con numerosos grupos de sudamericanos, emigrantes y exiliados que se dedicaban a la música. Tocó y cantó en diferentes peñas y locales para poder sobrevivir, y conoció a V. Parra, a sus hijos Ángel e Isabel y, sobre todo, a A. Yupanqui, con quien mantuvo una entrañable amistad.
En 1963 formó el trío Los Chiriguanos, junto con Pablo More y Ángel Sanabria, dos paraguayos que procedían del grupo Los Guaranís.
Posteriormente, tras colaborar durante un breve tiempo con Los Incas, fue integrante de Los Calchakis en 1965. En 1973 G. Reig decidió abandonar Los Calchakis y regresó a España, en concreto a Madrid, para abrir un local similar a las peñas en las que había trabajado en París, local al que le puso el nombre de Toldería. Pero Toldería fue algo más: G. Reig no pudo resistirse a volver a tocar la guitarra y a cantar, y puso en marcha una nueva agrupación musical llamada como la peña, es decir, Grupo Toldería, grupo integrado por Óscar Maldonado, Pedro Lozano, Teddy Tudela y el propio Gonzalo.


Discografía

La discografía de Los Calchakis es una de las más extensas del folklore andino, de hecho este grupo ha lanzado álbumes desde principios de los 60 hasta 2012, en total he contabilizado casi 40 discos de estudio, excluyendo los recopilatorios. Para confeccionar esta lista me serví del propio website del grupo y de pacoweb básicamente.
La mayoría de los álbumes llevan título francés, ya que el grupo reside y graba habitualmente en Francia, aunque existen algunas ediciones con título en español e inglés.

Años 60

Parece ser que a principios de los 60, H. Miranda y Ana Mª Miranda, aún sin utilizar el nombre de Los Calchakis, grabaron algunos discos bajo la autoría de "Maria et Santiago", siendo H. Miranda supuestamente Santiago.

Un primigenio EP de Los Calchaquis titulado Hay para Navidad, fechado en 1961, que presenta cuatro villancicos cantados por el matrimonio Miranda.
Escúchalo aquí.
Este disco se grabó en 1962. La placa reúne una colección de poemas cantados por los Miranda y Chango Rodríguez, de diversos autores argentinos: Nicolás Guillén, el propio C. Rodríguez, Gustavo Leguizamón, Luna Valles, y especialmente A. Yupanqui, precisamente el disco se titula Los Calchaquis chantent Atahualpa Yupanqui.
Indiecito dormido es sin duda uno de los más célebres poemas de A. Yupanqui, interpretado magnífico por el dúo Miranda y un buen acompañamiento de quena, fue interpretado posteriormente por Los ChacosLa pobrecita es otro poema musicalizado de A. Yupanqui a ritmo de zamba, con una estupenda intercalación entre las voces de H. Miranda y A. Mª Miranda, muy emotivo. Camino del indio es otro poema del célebre autor en el que a la gran interpretación de las voces se une un extraordinario charango y unos buenos cortes de percusión. El arriero va es sin duda otro de los grandes poemas de A. Yupanqui, dedicado a los arrieros del Pajonal argentino, realmente sensacional. Los otros poemas de A. Yupanqui son ya Arenilla en el camino, un tanto flojo, y La viajerita, bastante más alegre a ritmo de cueca argentina.
El disco se completa con musicalizaciones de otros poetas, como Luna Valles y su Toldería, poema bastante famoso y bien interpretado a ritmo de zamba con bastante sentimiento.
Vidala de la copla es ya una composición del propio C. Rodríguez que por aquel entonces colaboraba con Los Calchakis, la interpretación está cargada de ímpetu por parte del dúo Miranda y un buen acompañamiento de charango.
De G. Leguizamón encontramos una interpretación de Chacarera del chacho, que pese a su buena interpretación, la musicalización se queda bastante corta de recursos.
El disco se completa con una obra de N. Guillén y H. Guamary titulada No sé por qué piensas tú, con un interesante juego gramatical entre "tú" y "yo", y dedicado a los soldados manipulados injustamente por los gobiernos opresores.
Escúchalo aquí.

Les Andes à Paris (Recital folklorique sud-americaine) es un excelente LP de 1963. En su contraportada aparece un texto escrito por A. Mª Miranda que afirma que conoció a Santiago (H. Miranda) en su viaje a Europa, se cita además al resto de integrantes: N. Pérez González, Juan Golicki, Gabriel Castillo y J. F. Perri. También se menciona la colaboración del letrista francés Pierre Delanoë en la traducción al francés de algunos poemas de este disco, y quien ha colaborado además con artistas de la talla de Edith Piaf, Nana Mouskouri o André Claveau, quien ganara con una canción suya el Festival de Eurovisión en 1958.
La gran belleza de la música que recoge este trabajo reside principalmente en la excepcional voz de Ana Mª Miranda, dulce y armoniosa como pocas, que interpretando además melodías bien elaboradas, da como resultado una obra enormemente elaborada y brillante, mucho más si se tiene en cuenta que se trata de los primeros trabajos de los artistas.
Las primeras canciones se cantan en francés, de aquí podemos disfrutar Ne change rien / Ky chororo de A. Sampayo, y bellos temas folklóricos como la versión de Río Manzanares retitulada aquí Larguez les amarres. También son destacables las adaptaciones realizadas por la propia A. Mª Miranda como C'est toi que j'aime (Mi guambina) o Cándida María.
Los temas interpretados en el lado B del disco están ya en castellano, donde incluso encontramos composiciones propias bien acabadas, como La kena y No podré olvidar. Y subrayar también el aire melancólico que destilan las piezas Quirpa llanera, ambientada en Los Llanos de Venezuela, y El arriero de L. Barcelata.
Escúchalo aquí.

Au Bolivie avec Los Calchakis es el primer álbum del grupo con el sello ARION/Barclay en 1964 tras la presentación del grupo a este sello por medio de V. Parra.
Dedican un tremendo tema a La llama, una auténtica maravilla folklórica para especial lucimiento de la voz de A. Mª Miranda, tan dulce y afinada que en ocasiones se confunde con la quena que la acompaña, quizá la mejor interpretación de Los Calchakis en sus más de 50 años de historia.
Yaravi es una bella melodía dedicada al género musical homónimo originario del Perú y que los gauchos popularizaron en Argentina. También bella y simpática resulta la polka A Cotoca, dedicada a la virgen de este pequeño municipio situado en Santa Cruz, en Bolivia.
Los Calchakis presentan el tema Llamarada, huayño lleno de energía y cierta carga ancestral que evoca la importancia económica que en el pasado tenía para los aymara el comercio ligado a las llamas. Y Linda compañera es una cacharpaya folklórica bastante conocida también a ritmo de huayño, bastante alegre.
Escúchalo aquí.

Au Perou avec Los Calchakis es un disco que data del año 1965. Cuenta con diversos temas del diverso folklore del Perú, incluidas algunas marineras que a mi personalmente no me gustan, pero también temas puramente andinos muy bellos, algunos cantados por Ana Mª Miranda.
Vírgenes del Sol es un tema clásico donde los halla, compuesto por De la Rueda, y versionado numerosas veces, desgraciadamente a esta versión le falta algo de fuerza y sentimiento. Mucha más calidad interpretativa tiene Pariwana de J. Perri y A. Mª Miranda, donde la voz de Ana Mª sigue perfectamente el son de la quena, en lo que es un fantástico tema folklórico de corte muy clásico.
Continuando con los temas populares interpretados con singularidad por Los Calchakis en esta época, encontramos el formidable festejo de E. Ayllón Mi compadre Nicolás además de El alcatraz, ambos cantados por el Chango Rodríguez como primera voz acompañado eso si por los Miranda como coristas.
Se fue el carnaval es un alegre carnavalito amenizado por el buen ritmo de charango y las palmas, tema muy tradicional. Es un placer escuchar los Motivos andinos para los que nos gustan los temas tradicionales e instrumentales, una pieza muy evocadora que por momentos se interrumpe con interludios ancestrales de charango.
En Palomita torcacita, donde podemos escuchar la espléndida voz de Ana Mª Miranda, que da un gran toque de calidad a la obra. Y La flor de la canela es otro gran clásico de C. Granda interpretado por tantos y tantos artistas, y que aquí viene como anillo al dedo para la voz de Ana Mª, bellísima.
Escúchalo aquí.

La flute indienne I es un LP de Los Calchakis, grabado con el sello Barclay en 1966, con el que grabaron sus primeros trabajos. Intervienen aquí G. de la Roca y Los Guacharacos. Llegaron ha vender hasta 600.000 copias de este trabajo.
En cuanto al contenido artístico se refiere, el disco presenta una serie de bellas melodías donde la quena de G. de la Roca es la protagonista. Quizá la mejor de ellas sea Amores hallarás, un simpático sanjuanito muy arraigado del Ecuador que más adelante otros grupos le añadieron letra.
Pescadores sigue la misma tónica, con sonidos de gaviotas incluidos, evoca a las pequeñas embarcaciones pesqueras del litoral argentino, muy bella también.
La tinya es un instrumento de percusión al que va dedicado esta sencilla canción ejecutada a dos ritmos bien distintos, en la que la melodía de quena es repetida después con el charango. Y por último el grupo interpreta también una breve y sencilla versión de El cóndor pasa, con una instrumentación demasiado simple y pobre.
Escúchalo aquí.

Recientemente he encontrado este disco titulado En Colombie avec los Guacharacos, un trabajo que lleva también el sello Barclay y que he creido oportuno citarlo en el blog, pues aún no siendo de Los Calchakis, interviene como artista invitada Ana Mª Miranda. Además aparecen dos temas que Los Calchakis grabaron anteriormente: Arroyito campesino y El río blanqueño.
Apenas he encontrado información de Los Guacharacos, tan solo que son oriundos de Colombia y que al parecer se fundaron en la década de los 40, aunque hoy día siguen activos. El conjunto está especializado en tocar cumbias colombianas, bastante comerciales y demasiado vulgares por lo que he podido escuchar. Aún así este trabajo no carece de interés gracias a los temas de Ana Mª Miranda, uno de ellos, Tema incaico, compuesto por ella misma e inédito en la discografía calchakí.
La soprano también luce su voz en Velo qué bonito, un sencillo y bello villancico popular que en una recopilación posterior de 1995 titularían San Antonio.

Cordillere des Andes es otro LP de Los Calchakis, subtitulado Chants et danses de l'Amérique du Sud y grabado en 1967.
Cuenta con una buena colección de temas que destacan por su espontaneidad y frescura, más aún con las voces de los Miranda: la cueca romántica Pedrito y María, el bambuco de R. Godoy Pasito ambientado en Colombia, los temas bolivianos El cuchipe y Tikiminiki, todos ellos muy amenos y románticos.
Estanislao es un popular venezolano cantado esta vez por H. Miranda y en la que el ritmo lo lleva esta vez la guitarra, tema tradicional de la pampa argentina.
Encontramos temas ya mucho más suaves y melancólicos como Nana india, cantada por Ana Mª Miranda, esta vez en quechua, aderezada con un dulce interludio de quena.
Arrollito campesino de R. Mejía es el canto que un hombre canta a un arroyo echando de menos a su amada, aunque la pieza es cantada por Ana Mª Miranda con una voz maravillosa. Y Pollerita colorada es un tema de J. S. Espinosa más alegre cantada a dúo por Ana Mª y H. Miranda, dedicada a una mujer que lleva una pollera, una clase de falda con adornos típica de diversas regiones de Latinoamérica.
Escúchalo aquí.

La guitare indienne es otro disco de 1967, donde esta vez encontramos melodías en las que la guitarra y el charango son los protagonistas, los instrumentos de viento apenas se escuchan, lo que hace que el disco sea quizá algo empalagoso.
Lunarcito sigue ese esquema con estructuras muy completas que dan solidez a la canción, espléndida composición de A. Mª Miranda, que empezaría ya a firmar sus trabajos como A. Mª García o Huaÿta, alejada a partir de entonces de la formación "oficial" de Los Calchakis. Dicha, como se puede adivinar, es un título más ralentizado y triste, cuyas frases son también más evocadoras y especialmente bellas.
San juanero es una pieza mucho más alegre que además cuenta con una buena percusión que le da un aire festivo de celebración, con gran variedad de frases.
Llanto del inca es una maravillosa composición mística y ancestral que evoca las penurias del pueblo aymara casi solo con acordes y sin melodía, pese a esta limitación, el tema es bastante bello. Flor manizaleña está ambientada en Colombia, tema romántico y sencillo que se ejecuta solo con dos guitarras. Y en Mi compadrito podemos escuchar una brevísima introducción de quena para dar luego a una excelente melodía de charango grave ambientada en Ecuador.

La flute indienne II es el segundo volumen dedicado a la quena, se grabó en 1968 de nuevo con la colaboración de G. de la Roca.
Toccoro es un tema peruano ancestral y algo arcaico al principio, pero que las cuerdas le dan después mucho más contenido, melodía simple pero bella.
Los dos temas siguientes son de Ecuador y tienen más sustancia: Llullaringue tiene un ritmo suave y unas peculiares melodías ejecutadas tanto con quenas como con cuerdas, lo que le da una calidad añadida. Y Coma Tomasa es nu albazo de A. Mena ejecutado con dos quenas y un roncoco.
De los temas bolivianos destaca Cholita corocoreña, dedicada a las mujeres de la localidad minera de Coro Coro, también de corte tradicional.
De su Argentina natal, Los Calchakis presentan varios temas. Ecos del cerro es un tema emotivo ejecutado a ritmo suave, lo que le da un misterio y sentimiento especial, que se ve roto por interludios ancestrales más alegres que quizá sobren. Ataray es un tema casi calcado a Ojos azules, bello pero muy sospechoso. Y Te digo adiós es una pieza bastante simple y mucho más alegre, aunque su melodía no sea gran cosa.
Y por último Los Calchakis presentan un tema típicamente colombiano: Raza, muy emotivo y evocador, que cuenta con una llamativa percusión y unas bellas melodías de quena repetidas después con la guitarra, bastante buena.
A bailar amigos en París es un LP de 1968, pero con la autoría aún del dúo María & Santiago, aunque su estilo no tiene nada que ver con la música andina, sino más bien es una colección de temas y estilos muy variados, eso si, todos ellos hispanoamericanos, así encontramos ritmos como la bossa nova, la cumbia, la bamba o el pasodoble... todas ellas cantadas exclusivamente en castellano o portugués, por el origen brasileño de muchas de las piezas que incluye el disco, que fue realizado por Carlos Aragón.
En cualquier caso, este álbum es uno de los escasos trabajos en el que se puede disfrutar de nuevo la voz de A. Mª Miranda cantando sensacionales melodías con su esposo H. Miranda, antes de que dejara de actuar con Los Calchakis. Todos los temas de este disco, salvo Veracruz y Corazón de cumbia de Gérard La Vigny, fueron compuestos por A. Félix Sanz y Edison Marinho.
De este LP se sacó un EP en el que se incluyeron los temas A chucurru cu chumba y Manitas de plata, este último dedicado al guitarrista flamenco francés  cuyo verdadero nombre era Ricardo Baliardo.

Flutes, harpes et guitares indiennes de 1968.
Antara es en realidad una sencilla versión que Los Calchakis hicieron de El sicuri, acompañandola solo de una antara, guitarra y percusión, lo que hace que el resultado sea un poco huérfano. Precisamente La huérfana es una cueca ya con más contenido, aunque sigue preservando un aire triste como corresponde al título de la canción, ejecutada a dos partes.
La bocina es una de las composiciones más conocidas de Los Calchakis, concretamente de Ingavelez, y en mi opinión también es una de las mejores sin duda, en la que se adivina el peculiar estilo del grupo en la ejecución de sus melodías de quena, muy dulces y sentidas.
Pago largo es un magnífico ejercicio de integración del arpa como instrumento para interpretar la música andina, bello tema en el que solo intervienen instrumentos de cuerda, y que el arpa es protagonista, obra de A. Fleury.
Peregino soy es una espléndida tonada que cuenta con una percusión muy cuidada y un excelente ritmo de guitarra, la melodía es además especialmente bella, de lo mejor del grupo.
Perdí mi ruta es una danza ejecutada esta vez con un flautín agudo que define una melodía muy al estilo de Los Calchakis, con aires muy tradicionales y sencillos, de esos que tanto nos gustan a los aficionados a la música andina clásica. Senka tankana sigue la misma tónica con una melodía indudablemente bella pero más melancólica y lenta.
Y Llamada de pastoreo es un tema folklórico también bastante tradicional e incluso algo arcaico que evoca al pasotreo ancestral en la cordillera andina, con un simple flautín y una excelente y variada percusión, todo un ejemplo de lo mucho que se puede conseguir con unos palos y unos cascabeles.

La marimba sud-americaine es un álbum de 1969 en el que Los Calchakis escogen una serie de temas ejecutados todos ellos con la marimba, un instrumento similar al xilófono con el que el grupo consigue resultados espectaculares. El disco se puede encontrar también con el título de La marimba indienne.
Las palmeras es una chacarera de G. Rojas que en realidad es un calco instrumental a El carretero de Savia Andina, aunque hay que admitir que la marimba le da un toque especial.
Nieve, viento y sol es una bella y dulce composición de F. Amor en la que se describen muy bien y con mucha evocación los paisajes remotos de la cordillera andina, tema muy tradicional, como casi todos los de Los Calchakis de esta época.
El toro rabón es uno de los temas folklóricos más conocidos del grupo, ambientado plenamente en el chacó argentino, y además de la marimba la melodía se ejecuta también con un violín. Bachue es ya un tema más alegre de F. Cristencho donde además de la marimba, es especialmente bella la melodía de guitarra, ambientada también en el folklore del chacó argentino.
Sumak yurak es una triste huayta que se traduce como "flor de sumak", al parecer se trata de una planta que se desarrolla en algunas regiones de Sudamérica, la canción carece de un ritmo definido, siendo un tema muy ancestral pero con cierta belleza.
Sombras es una pieza de C. Brito donde se vuelven a conjugar perfectamente la marimba con la guitarra, aderezada también con un leve toque de quena, lo que le da un grado de calidad añadido a la canción.
Asómate a la ventana es un tema de L. Romero ambientado esta vez en Bolivia, bastante evocador, que experimenta además interesantes cambios de ritmo, buena melodía de marimba y excelente acompañamiento de guitarra. Huambra amorosa es también un tema folklórico boliviano donde la marimba vuelve a interpretar una bella melodía muy tradicional, con brillantes compases de charango.
Y en La zandunga volvemos a escuchar un violín, intercálandose y fundiéndose con la marimba describiendo tristes y bellas melodías.
Escúchalo aquí.

Toute l'Amerique indienne es un trabajo de 1969 donde interviene A. de Robertis. La calidad artística del disco experimenta un serio receso respecto a los anteriores, y es que personalmente pese a presentar hasta 15 temas, a mi tan solo me convencen 4.
La kimba es una buena proposición de A. de Robertis, tema de apenas minuto y medio en el que podemos disfrutar de una sencilla pero bella melodía de su quena con la que el autor ejecuta curiosos efectos especiales. Kuty es un tema cooproducido por Torres y Robertis y ambientado en el chacó argentino, donde de nuevo la quena de Robertis nos deleita con hermosas notas musicales.
Fiesta andina es un tema folklórico a ritmo de huayño donde es especialmente bella la melodía de charango, acompañada también por una excelente percusión, con todo ello se consigue una canción preciosa con un aire muy tradicional, muy del estilo de Los Calchakis.




Años 70

Disque d'or es un trabajo de 1970, también titulado Las flutes indiennes III con el añadido del lema "Buscando el alma americana". Fue el primer disco de oro de Los Calchakis.
Soy peregrino es un bello y sentido pasillo donde la quena describe un excelente y místico lamento, acompañado por un buen apoyo rítmico de guitarra y percusión.
Reservista Purajhei es una conocida guaránia paraguaya compuesta por A. Barbosa y F. Fernández y que ha sido interpretada por varios artistas, muy melancólica.
Cuculi es un huayño suave dedicado a un ave peruana que se llama así, se trata de una bella canción que se ejecuta con dos quenas, por separado y a la vez, lo que da un resultado excelente.
En este disco Los Calchakis presentan una versión más completa y compacta de El cóndor pasa que la que hicieran anteriormente, con una instrumentación más amplia y mayor fuerza interpretativa, incluyendo esta vez todas las frases propias de esta archiconocida canción.
Chuqui es una bamba dedicada al pueblo ecuatoriano homónimo en la que la quena vuelve a ser protagonista, como todas las canciones del disco.
La peregrinación es una conocida huella religiosa de A. Ramírez y F. Luna que también ha sido versionada por bastante grupos y artistas de gran calibre, y que Los Calchakis versionan de forma instrumental. También presentan un cachullapi muy conocido titulado El canelazo, interpretado por algunos grupos importantes del folklore andino, pero que aquí se vuelve a interpretar solo instrumentalmente.
Vicuñita es otro huayño dedicado esta vez a las vicuñas, animales de pastoreo similares a las llamas andinas, de gran importancia económica en la región andina, en esta composición es especialmente bella la conjunción de las quenas con el charango, pieza muy tradicional y de fuertes raíces folklóricas. Kappulay, otro huayño ambientado en Bolivia en el que lo más destacable es su ritmo y percusión, al margen de su melodía simple y repetitiva.
Y Sonkoy (corazón) es un yaravi triste y melancólico en el que el charango presta un excelente acompañamiento, aunque la melodía de quena quede en un segundo plano, previamente fue interpretado por Los Incas.

La flute indienne par le disque es un registro casi estrictamente folklórico grabado en 1971, en el que interviene el célebre R. Dalera. La placa fue premiada con el diploma Loisirs Jeunes, como mejor álbum de la juventud.
Vidala tucumana es un tema muy conocido de Los Calchakis, muy bello por cierto, dedicado a la provincia argentina de Tucumán, próxima a las fronteras de Bolivia y Chile, donde el acervo cultural andino es importante.
Kurikinga es otro bello tema folklórico obra de A. Mª Miranda que parece ser que va dedicado a un pájaro llamado así, en cualquier caso es una melodía simple y amena, muy del estilo de Los Calchakis.
Taquirari del regreso es ya un tema más complejo donde las guitarras dan a la canción mayor ritmo y alegría, aunque la canción sea en si muy corta.
R. Dalera compone para este disco una cueca titulada La cumbreña donde se hace ver su talento, el tema está dedicado a las pastoras de los Andes. Y A los bosques es también un tema bastante alegre que más adelante Savia Andina haría una versión, esta vez cantada, mucho más famosa y sobre todo melancólica.

Mystere des Andes, titulado también Les flutes indiennes IV, es un disco de 1971, bastante bueno, que por primera vez lleva por título una de las canciones del álbum. Misterio de los Andes es un trabajo de A. Mª Miranda.
Recientemente me he enterado que este disco fue ¡¡¡el cuarto más vendido en Francia durante el mes de octubre!!! por delante incluso de John Lennon. Además recibió el Grand Prix International de l'Académie Charles Cros.
Lo mejor de este disco es sin duda Linda cambita, una obra de G. Reig en homenaje a una mujer camba, nombre con que se conocía antiguamente a la población indígena de los llanos del oriente boliviano, con una sonoridad especialmente amena y emotiva.
Encontramos una composición de A. Robles, se trata de Amanecer andino, una bellísima melodía danzante que ya ha sido interpretada también por otros artistas, y que al igual que la anterior, cuenta con cambios de ritmo y melodías variadas, de lo mejor de Los Calchakis.
El pastor es un soberbio tema folklórico y místico de A. Pantoja donde las quenas describen un complejo de bellas melodías que evocan el carácter y la vivencia solitaria del pastor andino.
Uskil es un tema folklórico ejecutado magistralmente por suaves y agudos pinquillos a ritmo de huayño, otra de tantas bellas y sencillas melodías con las que Los Calchakis nos han deleitado durante tantos años.
A. de Robertis vuelve a colaborar con Los Calchakis componiendo Cae la noche y sopla el viento, espléndido motivo que describe perfectamente la dura y fría soledad de las noches en el altiplano, melodías muy variadas y exquisitas ejecutadas con dos quenas, otra pequeña maravilla de este grupo.
Zumampa es un motivo folklórico peruano bastante tradicional ejecutado a ritmo de hauyño, aunque su melodía resulta un tanto monótona, Los Calchakis la amenizan con cambios de ritmo y una introducción muy lograda.
Dos sikuris es un huayño bastante célebre y conocido para el que Los Calchakis ponen en juego una variada y completa instrumentación, con cuidada percusión incluida. Lejana Purmamarka es también otro huayño tradicional y de fuerte carácter folklórico, dedicado a la ciudad argentina de ese nombre, que en quechua significa "ciudad en el desierto". Y Trutruca y quenacho es el último huayño interesante del disco, ejecutado a un ritmo muy lento y ancestral, se ejecuta con la trutruca, un aerófono similar a una trompeta originario del pueblo Mapuche que habita el N de Argentina y Chile.
Y Sol de Vilcabamba es otra obra de A. Mª Miranda, también con un estilo folklórico bien marcado, dedicada a la supuesta ciudad hoy perdida que en su día fue la última capital del Imperio Inca.

Los Calchakis en Scene, con el subtítulo de Flutes indiennes V. fue grabado en vivo y en directo en 1972. Este disco ganó el premio Louis Delluc en Francia.
El grupo presentó una muy correcta versión del clásico de A. Domínguez La pastora, no sería una exageración afirmar que es la mejor versión que se ha grabado de esta fantástica pieza.
Poncho verde es una maravillosa canción de A. García que ha sido interpretada varias veces, y es que su dulce melodía se presta mucho a la ejecución con el dulce sonido de la quena, sonido que Los Calchakis lo hacían como nadie.
Soplo del oriente es una preciosa melodía originaria de Huinca, Argentina, que Los Calchakis ejecutan perfectamente con cambios de ritmo e intensidad, aunque al repetirse la melodía una y otra vez, quizá dure demasiado.
Acuarela de sikus es otro motivo folklórico bastante completo y variado en lo que a la instrumentación se refiere, y donde cobran especial relevancia y notabilidad precisamente los sikus y la percusión. Y Quiaqueñita es el último motivo folklórico, con toques románticos y ritmos quizá demasiado suaves, aunque al final de la pieza se aceleran algo más.
Escúchalo aquí.

Etat de siege es la banda sonora de la película homónima, compuesta por Mikis Theodorakis e interpretada en 1973 por H. Miranda, N. Pérez, G. Reig, S. Arriagada y R. Dalera, formación de Los Calchakis de aquella época.
La película en si es un thriller de producción francesa e italiana dirigida por Costa Gavras, y está ambientada en el Uruguay de los 70, en plena guerra entre la dictadura uruguaya apoyada por EEUU con el Movimiento de Liberación Nacional Tupamaros, título de la primera canción del disco, que tiene aire de marcha militar.

M. Theodorakis con Los Calchakis
Paola 11099 es otra canción interesante dentro de este álbum que no tiene mucho de música andina en si, y mucho menos tiene que ver con la línea de estilo tradicional de Los Calchakis, aunque eso si, mantienen la instrumentación andina tradicional en esta pieza, con sus inigualables flautas andinas que rebosan melancolía y sentimiento. Y por último citar también la segunda parte de Libertadores, muy en la línea de estilo militar que la primera pista, con una excelente melodía del estilo a la canción protesta que por aquellos años se estaba poniendo de moda en Latinoamérica.

VI volumen que Los Calchakis dedican a la flauta india, titulado La flute indienne a travers les siècles, grabado en 1973, donde encontramos una versión de Santa María de Iquique, obra célebre de L. Advis que popularizó el gran Quilapayún, y que aquí Los Calchakis vuelven a cantar, aunque esta versión se queda algo pobre por su escasa instrumentación.
Cerros salteños es una pieza de A. Mª Miranda de corte mucho más folklórico dedicada a la provincia argentina de Salta, la canción es solo una melodía acompañada de percusión, bastante arcaica pero amena.
Angata es un lambaré paraguayo donde se incluye un arpa en su ejecución, contando además con una bonita y simpática melodía principal de quena.
Las barcas de S. Arriagada es ya una canción mucho más completa y ambientada en  las Islas Galápagos, titulada también así en el posterior recopilatiorio de 1995 Au fil des anees, tema suave y bello, evocativo y muy propio de Los Calchakis.
Tutallamanta es un huayño huinca bastante alegre y vivo originario del Perú que cuenta con una compleja instrumentación, con arpas y zampoñas incluidas.
Fantasía para kenas, un alegre y vivo huayñito hecho a propósito para ejecutar trepidantes y bellas melodías de quenas, y que presenta además unos excelentes cambios de ritmos, lo que ofrece una amplia variedad de sensaciones a la hora de escuchar esta pieza.
Y Después del silencio es una obra también melancólica de A. García en la que destaca la hermosa melodía de quena y un excepcional acompañamiento de violines que fortalecen mucho el tema, de lo mejor del grupo.

Le chant des poètes révoltés es el primero de los dos trabajos que Los Calchakis grabaron prestando su música a los poemas de algunos poetas comprometidos con las causas sociales de la época, se grabó en 1974 y esta primera incursión de Los Calchakis en el compromiso social les valió quizá el mejor disco de toda su historia, y es que absolutamente todas las 21 canciones del álbum son joyas auténticas, casi todas ellas cantadas.
Luz de amanecer es un huayño de C. Ayala dedicado a los mineros bolivianos e interpretado antes por Inti Illimani, una bella canción con una excelente letra que da esperanza a estos trabajadores a menudo denostados y olvidados.
Para un presidente muerto es una triste composición de S. Arriagada y de Robertis en homenaje al expresidente de Chile Salvador Allende, asesinado en el golpe de estado de 1973, y en el que se anima a la sociedad a luchar por la restauración de las libertades, otro tema excelente.
Recuerdo es un tema folklórico y tremendo del gran E. Joffré, sin letra, y que pese a ser un excelente trabajo, no comprendo su significado ni su inclusión en el álbum. Con La vasija de barro me ocurre lo mismo, el célebre danzante ecuatoriano de Benítez y Valencia es aquí muy bien versionado con las maravillosas flautas indias y voces de Los Calchakis, de las pocas piezas que cantan en coro.
Soldado libre es una obra de Guillén y A. García que narra el alivio que siente un soldado ya retirado que aspira a volver a trabajar de agricultor, quizá uno de los temas más flojos del álbum. Rostro de cobre es otro sensacional motivo de A. García, totalmente instrumental, pero con una excelente melodía ejecutada con varias quenas. Chile es otro motivo de Guillén y García dedicada a ese país sumido en una de las dictaduras más férreas desde que triunfara el golpe de 1973.
Testamento - Isla Negra es un precioso poema de Neruda que se solidariza con los mineros y saladores que sufrían las duras condiciones laborales de aquellos años. Canción con todos, de Gómez e César Isella, es un tema homenaje de unión para toda Latinoamérica y de protesta por la sobreexplotación que sufría el continente a manos de las dictaduras de entonces.
Plegaria de un labrador es una de las composiciones más famosas de V. Jara, dedicada a la clase obrera y rural ensalzando el valor de la fraternidad, la letra es especialmente sentida y bella, como V. Jara conseguía casi siempre. Lo único que tengo es obra también de V. Jara, aunque no está ya tan lograda.
Cuando tenga la tierra es un huayño de Petrocelli y Toro donde se reivindica la tierra para los trabajadores que la trabajan y sacan de ella lo mejor de si misma.
Masa y clamor es un bello poema de Vallejo y R. Dalera recitado en el que se quiere transmitir la idea de que solamente todos unidos seremos capaces de conseguir grandes cosas, y para ello se utiliza la metáfora de un soldado muerto y millones de personas que lo rodean intentándolo reanimar. La muralla es una obra de Guillén y Carrasco que insiste en la misma idea pero apelando a la indistinción de razas, y cerrando las puertas a las pasiones negativas, como el odio o la avaricia.
H. Miranda e Isella dedican aquí un homenaje a Violeta Parra, ensalzando su figura de gran poeta contemporánea, con una melodía muy trabajada. Adelante, de Almafuerte y Montes, tiene un excelente mensaje de ánimo a seguir intentando prosperar en la vida pese a los golpes que nos da la vida repetidamente, esta canción es especialmente necesaria hoy en día.
Soledades es una obra de C. Morales en la que volvemos a disfrutar de una excelente melodía de quenas indias, totalmente instrumental y de raíces folklóricas. Coplas en la noche es una composición de A. Yupanqui y A. García que apela a la esperanza de un futuro mejor ante el negro presente.
Hombre de maíz, de De Robertis y Rodríguez, es un trote ejecutado a zampoña en homenaje a tantos campesinos que murieron encarcelados a raíz de las protestas que realizó este colectivo hundido en la miseria del campo. Y Hombre voluntad es un motivo de H. Miranda y Saavedra donde se ensalza la valentía y voluntad de tantos hombre de Latinoamérica que no se resignaban a vivir sin libertad.
Escúchalo aquí.

Les flutes de l'Empire Inca es el VII disco dedicado a la flauta india, grabado en 1975.
Encontramos una versión de El canto del cuculi, célebre composición de E. Carrasco que también fue grabada por Los Chaskis, pero que sin duda esta versión tiene mucho más contenido gracias a su completa instrumentación y acompañamiento rítmico, una joya sin duda.
Lima morena es un vals de M. Cavagnaro con cierto aire de marinera dedicado a la capital peruana, también cuenta con un ritmo muy vivo y alegre.
Kacharpari es otro tema célebre, esta vez de J. Milchberg y Huirse, que también ha sido interpretado por otros artistas, y que aquí cobra un encanto especial con las dulces flautas andinas de Los Calchakis, el charango se encarga también de darle un ritmo alegre especial, muy buena ejecución.
Presencia lejana es un motivo místico excelentemente compuesto por H. Miranda y A. García que recuerda mucho a las melodías ambientales de Altiplano, y donde nuevamente Los Calchakis prestan diferentes juegos de quenas para ejecutar la hermosa melodía, otra joya de este gran disco.
Rondador es un albazo ecuatoriano tradicional, un estilo musical que a mi me gusta especialmente, y este no es para menos, esta pieza ensalza el papel del rondador, típico del Ecuador, de trasmitir el carácter de las gentes, pueblos y paisajes andinos. Kena y siku es también un albazo ecuatoriano aunque bastante más suave, con una melodía bastante simpática y alegre.
Campanas a M. Núñez es un tema boliviano de S. Arriagada dedicado a Mauro Núñez, charanguista considerado por muchos como el padre del folklore andino, y que precisamente el charango cobra especial relevancia en este tema, con fuete carácter folklórico por otro lado.
Mis recuerdos es un huayño ejecutado a modo de sikuriada, donde las quenas ejecutan el interludio de una ya de por si completa melodía, el ritmo del tema es también bastante alegre gracias al charango.
Puñales es un yaravi de Benítez y Valencia que cuenta ya con una melodía más suave al principio, que más adelante se acelera y se transforma en albazo. Mis perritas es una cueca tradicional y sentimental en la que de nuevo las flautas indias de Los Calchakis dibujan una bella melodía.

La misa criolla es un álbum religioso de Los Calchakis grabado en 1976, aunque ha sido regrabado y versionado años después. No hay que confundir este disco con las "cantatas" grabadas porteriormente. Existen ediciones en las que se incluyen las tres cantatas que hicieron Los Calchakis en toda su historia, pero en este blog las comentaré por separado.
Las primeras oraciones son las obras de A. Ramírez compuestas en 1963, entre las que destaca por ejemplo Kirie, en realidad es la oración Señor ten piedad, que fue interpretada también por Altiplano y el conjunto coral SKRUK, con mucha más calidad por cierto. Con Gloria quizá ocurre lo contrario, personalmente me gusta más esta versión que la de Altiplano, por la razón de que en esta ocasión la instrumentación y los cambios de ritmo están bastante más definidos. Y Agnus dei corresponde a la oración Cordero de Dios, cantada con un aire muy litúrgico y bello.
El resto del disco supone composiciones y arreglos de H. Miranda, A. Ariel y R. Maldonado, destacando brevemente La interrogación, La caída, Invocación y La esperanza.
Escúchalo aquí.

Toute l'Argentine es un disco de 1976 donde Los Calchakis realizan un repaso al folklore argentino.
Entre las obras interesantes encontramos un Carnaval de Humahuaca, una localidad del Jujuy argentino, que no se debe confundir con el archiconocido Carnaval humaguaqueño, versionado tantas y tantas veces, esta es una composición de H. Miranda y A. García mucho más seria y menos alegre que la otra, con el toque folklórico inconfundible de Los Calchakis.
Vallecito es un melancólico tema de B. Luna dedicado a la localidad del departamento de Caucete, también en Argentina, es un motivo triste y melancólico quizá porque en este pueblo descansa Difunta Correa, una figura religiosa importante en el país.
Imágenes argentinas es una composición de S. Arriagada también algo triste en el que al parecer el autor quiere describir estampas y paisajes típicos de la pampa y el chacó argentino, con sus característicos usos folklóricos. Nostalgia abierta es un trote de H. Miranda y Cejas donde se continúa con el mismo tema, esta vez cantado, donde se describe la añoranza por la patria propia.
Y Carta a Buenos Aires es otro tema melancólico de H. Miranda dedicado a la capital argentina, también con su característico estilo de la ciudad, con cierto aire de tango.

Mundo nuevo es la primera de las tres cantatas que produjeron Los Calchakis, esta data de 1977 y cuenta con la colaboración de Raúl Maldonado y la Agrupacion Vocal Latina.
Un trabajo irrelevante en mi opinión donde lo único que destaca es el Réquiem para un afilador, de A. Mª Miranda, donde resulta excelente la conjunción de los diferentes instrumentos de viento para las melodías muy correctas, y los buenos interludios de guitarra, todo ello trufado con gran variedad de ritmos y frases.
Este disco supuso la vuelta de Ana Mª Miranda a Los Calchakis como intérprete vocal, aunque nunca dejó de colaborar con el grupo con sus arreglos y composiciones, Huayta no volvería a cantar con los Calchakis de nuevo hasta 2012.
Escúchalo aquí.

Le chant des poetes II es el segundo volumen dedicado a los llamados poetas revolucionarios cuyos versos fueron musicalizados por Los Calchakis, esta vez en 1978, no con tanto brío como en la primera ocasión.
Galopa Murrieta es un poema de Neruda y Picón al que Los Calchakis ponen una instrumentación excelente con sus siempre completísimos juegos de quenas, el texto está dedicado a Joaquín Murrieta, un minero al parecer chileno del siglo XIX que se dedicaba a a asaltar a las compañías mineras de California que tanto exprimían a los trabajadores latinoamericanos.
Guitarra nueva es un trabajo de H. Miranda y A. Ariel donde podemos disfrutar de una conjunción inmejorable de guitarra, zampoña y quena, donde cada instrumento nos dibuja una frase distinta que, unidas las tres, crean una introducción elaborada como pocas veces he podido escuchar, para a continuación dedicar cada una de las cuerdas de guitarra a una noble causa, y que apela por silenciarse hasta que el pueblo gane su merecida libertad.
Milonga de andar lejos es una canción de D. Viglietti donde se aboga por la integración de las diferentes razas que habitan en Sudamérica y superar así los problemas que acucian a la sociedad.
Y otro tema interesante para mi es Peoncito de estancia, de L. Cardoso, dedicado a la dura vida de los peones gauchos que trabajan en el campo, la letra del poema es especialmente bella y emotiva.

En  el país de la diablada es un álbum de 1979 dedicado a Bolivia. En estos años eran miembros de Los Calchakis A. Ariel, A. Rodriguez, José Marti, C. Morales y H. Miranda.
Ramón es un yaravi ejecutado con ritmo de huayño y compuesto por A. Ariel donde se adivina un aire folklórico triste y melancólico, muy bello, supuestamente dedicado a la muerte de alguien llamado Ramón, una de los mejores motivos andinos de Los Calchakis.
Tierra aymara es otro huayño, ejecutado como pasacalle, obra de H. Miranda y C. Morales, donde el grupo nos vuelve a deleitar con otra estupenda conjunción de distintos instrumentos de viento que ejecutan maravillosas melodías, después se lanza un canto de elegía al pueblo aymara que habita el altiplano boliviano, otra auténtica joya artística de muy alto nivel donde Los Calchakis comienzan ya a ejecutar piezas de mayor elaboración y menor sencillez.
Recuerdo azul es un taquirari de A. Rodríguez en el que la zampoña es la protagonista, describiendo junto con el ronccoco un tema nétamente folklórico y muy boliviano, lo que demuestra una gran habilidad por parte de Los Calchakis a la hora de interpretar músicas de otros países.
Negra tuntuna es una brillante composición de J. Martí y H. Miranda donde Los Calchakis exploran las posibilidades que ofrece la saya caporal como ritmo musical, con una letra extremadamente simple pero eficiente, algo picante como en casi todas las sayas, uno de los temas más extravagantes de este conjunto, advierto que es muy pegadiza.
Alfarero es ya un bailecito triste de A. Ariel ejecutado a un ritmo muy lento que da melancolía a la canción, y que de nuevo los diferentes conjuntos de quenas y zampoñas crean auténtica magia musical, ayudados como no por unas melodías maravillosas y estremecedoras.
Diablo bailarín es otro buen tema interpretado a ritmo de morenada con una excelente conjunción de quenas y zampoñas, el ritmo de morenada está así mismo muy bien llevado.
Y por último Amankay es una sikuriada de H. Miranda y J. Martí, también muy bella, dedicada a la hermosa flor del amankay que florece en los Andes patagónicos, y que Los Calchakis nos vuelven a sorprender con otro maravilloso juego de vientos.

Años 80

Reconocimiento de Hispavox por
los 20 años de Los Calchakis
Himno al Sol es un álbum grabado ya en 1980 en el que se da protagonismo al Sol, Himno al Sol es un motivo un tanto monótono por su lento ritmo repetitivo, aunque mantiene cierto aire de misterio, la pieza se termina de estropear con su absurdo final.
Sol caribe es una curiosa pieza de A. Ariel ejecutado a ritmo tropical en un magnífico ejercicío de fusión musical entre los estilos andino y caribeño, mezclando los instrumentos del Ande con las percusiones tropicales, fantasía pura y dura. Aurora de paz es una obra de H. Miranda y J. Martí que sigue una tónica similar aunque más ambientada en la selva que en el Caribe, se trata de un tema cantado aunque a mi personalente me gustan más las frases y juegos de quenas.
Soles y lunas es un tema folklórico de Ecuador especialmente bello por sus cambios de ritmo y su versatilidad de melodías de quena, todas ellas maravillosas.
Sol nocturno es una canción más de A. Ariel, bastante más triste y melancólica que las demás, que también se hace algo monótona pese a la buena calidad de sus quenas. Y Solsticio, de J. Martí, sigue siendo otro tema lento y algo triste, aunque la variedad y calidad de sus frases de quena y charango le dan un toque añadido de calidad.

En 1981 Los Calchakis sacan al mercado un disco recopilatorio titulado Tierras legendarias.

Cantata para un hombre libre es la segunda cantata de Los Calchakis, esta vez de 1982 y que va dirigida a E. Che Guevara.
El ejercicio de la cantata vuelve a repetirse acompañando las canciones de H. Miranda y A. Ariel con el Coro de la Sorbona más o menos logrado, especialmente en la Introducción de la cantata.
El desembarco es una curiosa composición que cuenta con una interesante percusión que proporciona un ritmo peculiar, al parece ser narra el viaje en barco del Che y sus compañeros de lucha.
La partida es un tema del gran V. Jara y arreglado por C. Bonet que ha sido también bastante versionado por otros grupos, y que en este caso Los Calchakis aciertan de pleno al ejecutarla con el roncoco en su integridad manteniendo también su excelente ritmo.
Hasta siempre comandante es otro título clásico de C. Puebla en recuerdo a Che Guevara, bastante conocida, que a menudo se pone en las manifestaciones reivindicativas, su calidad es evidente, gracias desde luego a su gran letra y su peculiar ritmo cubano.
Que vuele el quetzal es un tema ya más folklórico de De Robertis y A. Rodriguez, bastante bello y reivindicativo, dedicado al quetzal, el ave símbolo de Guatemala, cuya moneda curiosamente también se llama así.
Escúchalo aquí.

Pueblos del Sur es otro disco interesante de Los Calchakis, grabado en 1983.
Encontramos una pobre versión de Gracias  a la vida, de V. Parra, totalmente instrumental, que solo la salva la calidad de sus melodías, porque el ritmo que le ponen es lento hasta decir basta.
El carretero es un tema clásico venezolano de Portabales que supone otro ejercicio de interpretación de ritmos y músicas de otros países latinoamericanos, y esta interpretación resulta ser espléndida, aunque por otra parte refleja ya cierta falta de imaginación para componer canciones propias.
Cambai es una cueca paraguaya de A. Ariel, en su recorrido por Sudamérica, esta pieza fue también interpretada por E. Navía con otro título y con más fortuna. Y de Paraguay al Perú con la canción Alturas de Macchu Picchu, otro clásico esta vez de L. Saavedra interpretado por varios grupos.
Diego Rivera es una cueca ya propia de H. Miranda y A. Ariel dedicado al famoso pintor y activista mexicano que plasmaba en sus obras pictóricas sus denuncias sociales, su forma de pintar es explicada en la letra de la canción.
Salida al mar es un bello tema de H. Miranda y M. Lahbib muy emotivo donde se reclama una salida al mar para Bolivia, algo que se lleva pidiendo hace mucho tiempo, y que esta canción lo exige con unas melodías realmente bellas. Y Es mi pueblo del Sur es una canción de C. Isella que supone una elegía al pueblo sudamericano y que cuenta con una bella y emotiva letra.

Raíces africanas es un álbum de 1984 donde se incorporan a Los Calchakis Lucio Saavedra, Joel F. Perri y el percusionista argentino M. Antonino Fiannaca, y que presenta una colección de canciones con ritmos africanos, siendo el resultado final algo irregular.
No destacan muchas canciones, por ejemplo Cumbia de la ciudad es un tema de L. Gieco que yo personalmente no le veo nada de cumbia, pero si que tiene cierta calidad.
Al son del alcatraz es un tema folklórico que cuenta con una percusión con aires cláramente africanos y un ritmo suave, ideal para crear ambiente, pero su melodía carece de definición.
Y Los caminos es una canción de P. Milanés donde se vuelve a ejecutar una percusión de bongos y cajones propios de África, también nos traslada a un ambiente tropical, teniendo ahora la melodía mucha más definición que la anterior, la pieza cuenta con una segunda parte en la que desaparece la percusión y la melodía se hace más folklórica.

Le vol du condor es un nuevo disco de Los Calchakis también de 1985 donde encontramos un bello tema central, El vuelo del cóndor es un huayta de H. Miranda donde otra vez aparecen las maravillosas quenas para ensalzar la figura del ave sagrada de los antiguos incas, una melodía muy bella que cuenta también con una bonita letra cantada a dos, hacía tiempo que Los Calchakis no se sacaban una canción tan completa.
Los Reyes Magos es un villancico de A. Ramírez que se ha convertido en un clásico cantado por tantos y tantos artistas, y es que la excelencia de este tema no se puede negar, tanto por la calidad como cantidad de melodías que incluye.
Amigo del cóndor es una tonada de H. Miranda con marcado estilo folklórico y ambientada en Bolivia, donde el cóndor es un símbolo nacional, excelente ritmo y buenas letras y melodía que ensalza los valores del pueblo aymara.
Naranjitallay, desde luego uno de los temas más célebres de Los Calchakis, un tema romántico y muy resultón. Y El colibrí es un motivo de A. Ariel donde de nuevo las dulces quenas intercaladas con las zampoñas logran una bella melodía dedicada al colibrí, uno de los pájaros más pequeños del mundo que se alimenta casi exclusivamente de néctar.


Entre 1985 y 1986, Los Calchakis sacan un par de compilatorios: Flutes de terres incas y Flutes de pan des Andes.

Prestige de la musique latino-americaine es un álbum también de 1986 donde por fin Los Calchakis presentan temas interesantes, aunque no sean de su propia cosecha.
Incluyendo una correcta versión del bailecito de Los Kjarkas Wayayay, que aquí lo titulan Quiero contarte, aunque desde luego está a años luz de la original, y es que ya sabemos que Los Kjarkas son palabras mayores.
Hilanderita es otro huayño boliviano de J. Rojas y Castellón bastante romántico, tema que Los Calchakis había dejado de lado hace cierto tiempo, el ritmo que impone el charango es digno de resaltar, así como la bella melodía tanto cantada como ejecutada con quena.
Escuchamos también un Motivo boliviano que en realidad corresponde a Titicaca, un espléndido huayño que Altiplano y Quilapayún interpretaron desde luego con mucha más energía y brío, aunque esta versión al ser más simple gana en emotividad.
Rasguido para la paz e suno de los escasos temas propios de Los Calchakis que encontramos aquí, es una canción de H. Miranda y R. Maldonado que cuenta con una interesante percusión y una melodía de quenas correcta aunque le falta algo de definición.
Papel de plata es un taquirari clásico interpretado por multitud de grupos y artistas, y que Los Calchakis se encargan de ejecutarlo de una forma espléndida, canto incluido, que no es precisamente el fuerte de este conjunto, también hay que señalar la calidad de los interludios de charango.
Kalahuayo yuyay es otro huayño folklórico versionado también por numerosos grupos musicales, y que en este caso Los Calchakis realizan una correcta interpretación con sus zampoñas y el charango, ritmo suave para dar un sentimiento puro a esta canción que es de esas que gusta a todos.
Cullaguada es en realidad la Kuyawas que en su día interpretó Savia Andina, y que esta versión es prácticamente un calco de la original, lo cual no aporta nada nuevo. Y Alejandra es un taquirari de S. Arriagada, otro de los escasos temas propios de Los Calchakis en este disco que destaca por su ritmo alegre aunque su melodía no sea muy buena.
Escúchalo aquí.

También en 1987 Los Calchakis sacan unos recopilatorios: Harpe, marimba et guitares, Chantent l'Amerique latine, Les Calchakis avec chœur y Sur les ailes du condor. Al año siguiente editan otros dos más: Flutes et chants d'Argentine y Entre vallees et montagnes.

Años 90

En la década de los 90 Los Calchakis lanzan bastantes discos, pero la mayoría de ellos recopilatorios, álbumes de estudio propiamente dichos solo son tres:

Sous le soleil sud-americain fue grabado en 1990.
Cóndores bolivianos es un fantástico huayño de M. E. Coronel que evoca la majestuosa ave sagrada de los incas, melodía sencilla y de calidad acompañada de buen interludio de charango, al más puro estilo del grupo.
Volcanes chilenos es una obra de S. Arriagada donde esta vez el protagonismo es de los instrumentos de cuerda, igualmente efectivo que el anterior.
Los Calchakis dedican aquí una pieza homenaje a Pablo Neruda, obra de H. Miranda y A. Mª Miranda donde el grupo canta uno de sus poemas dedicado a Los Andes.
Y por último encontramos un correcto Danzante ecuatoriano de J. E. Adum y G. Guevara, bello y simpático motivo donde se conjugan perfectamente los coros con breves arpegios de quena, aderezados con buenos interludios instrumentales, todo ello a un ritmo bien definido, algo bien característico del folklore de Ecuador.
Escúchalo aquí.

Chants et rythmes du Chili es un LP colectivo de 1991 en el que encontramos diversas canciones de V. Parra, sus hijos Ángel e Isabel, y los propios Calchakis.
Las canciones de la familia Parra se grabaron en 1963 y corresponden a los discos Canciones reencotradas en París y Au Chili avec los Parra de Chillán, mientras que las piezas de Los Calchakis corresponden a pistas grabadas entre 1976 y 1983 en sus discos anteriores.
Esta recopilación fue posible gracias a la labor de los hermanos Parra y de H. Miranda.
Escúchalo aquí.
Los Calchakis componen y graban su tercera y última cantata Eldorado, en 1992 con motivo del V Centenario del Descubrimiento de América.
Puñal escondido es una bella tonada folklórica donde podemos degustar de nuevo el estilo más tradicional del conjunto, de nuevo con sus juegos de quenas y excelente acompañamiento de charango. Tristeza india es también una pieza tradicional bastante folklórica que cuenta con una bella melodía de quena, en lo que supone una vuelta al buen hacer de Los Calchakis a lo largo de los años 60 y 70.
Fuego en Animaná es un tema mucho más místico y ancestral ejecutado a ritmo de huayño y compuesto por A. T. Gómez y C. Isella donde las quenas de nuevo nos presentan una interesante melodía, aunque quizá dure demasiado, dedicada  a la población salteña de Animaná, Argentina. Alborada india es otro tema bastante místico y ancestral ambientado en la selva tropical, supuestamente de las islas caribeñas para seguir la temática general del disco, pieza especialmente bella y adecuada para los amantes de la música instrumental clásica.
Guanahami es un motivo ambientado más en el Caribe, compuesto por Chiloé, dedicado a la primera isla a la que arrivó Cristóbal Colón en 1492, pieza ideal para crear ambiente. Y para terminar, Los Calchakis presentan El destino americano, de H. Miranda y C. Isella, a ritmo de huayño, donde nombran a los instrumentos y ritmos andinos para ensalzar al continente americano y sus diversos pueblos y culturas.
Escúchalo aquí.

Au fil des annees es un álbum recopilatorio de 1995 que sin embargo nos ofrece un tema inédito: Popurrí de kenas es un buen y correcto enganchado de temas folklóricos bolivianos donde encontramos gran variedad de ritmos y melodías, excelentes contrastes.
Escúchalo aquí.
Chants et flutes d'Amerique du Sud es un álbum grabado en 1997.
El grupo presenta un maravilloso tema folklórico titulado Janaq pacha y que al parecer data del año 1631, un canto ancestral que Los Calchakis lo musicalizan de nuevo con dulces y suaves melodías de quena, el acompañamiento y la instrumentación van evolucionando hasta que la canción se convierte en un magnífico huayño, de lo mejor del grupo.
Milonga rioplatense es una obra de S. Arriagada muy melancólica y sentida que cuenta con un buen acompañamiento de guitarra, el tema es estrictamente instrumental, pero oyendo la melodía, sospecho que tenga letra.
Volcán Osorno es una espléndida y alegre tonada folklórica de H. Miranda dedicada a los pueblos y gentes que habitan en los alrededores del Osorno, un volcán andino de 2652 m de altitud, tema interpretado con mucho sentimiento y que cuenta con una letra muy bonita.
Curaray es una obra de E. Capuano, y como casi todos los sanjuanitos, tiene para mi un canto especial, una bella melodía ejecutada a este peculiar ritmo dedicada al río Curaray que discurre por Perú y Ecuador y desemboca en el río Napo, afluente a su vez del gran Amazonas.
En este álbum se incluye de nuevo una la Misa Criolla de Ramírez y Luna, reversionada con ligeras modificaciones.


También en 1997 Los Calchakis lanzan un compilatorio titulado L'art de la flute des Andes.

Siglo XXI

Los Calchakis es el título de un trabajo que el grupo presentó en 2001, y que además de recoger algunos temas del pasado, presentan otro temas nuevos interesantes.
Al árbol del olvido es otro tema de corte clásico de Los Calchakis que presenta unas bellas melodías de diferentes quenas y excelentes interludios de guitarra, todo ello con un aire muy triste y melancólico.
Los Calchakis dedican un tema aquí al extremos sur del continente sudamericano: Cabo de Hornos, otra obrita clásica del grupo, con sus inconfundibles quenas indias describiendo una hermosa melodía al son de una cuidada percusión y guitarra.
Puna y selva es un excelente trote instrumental de E. Cavour que Los Calchakis dotan de un excelente ritmo de guitarra así como perfectos interludios, una canción desde luego muy completa. Los Calchakis incluyen aquí también la milonga de J. L. Borges a Jacinto Chiclana, que al parecer fue un líder sindicalista que sufrió persecución, el poema es recitado y cantado a coro con bellas melodías de quena por medio, otro excelente tema bastante logrado.
Y por último el grupo dedica un tema al gran salar de Ulluni, un huayño lento y descriptivo que nos transporta a la mayor reserva de sal en tierra firme del mundo, una canción mágica para un lugar mágico.
Escúchalo aquí.

Musique et chants latino-americaines es un álbum recopilatorio de 2002.
De todas formas apenas apenas presenta temas cuatro nuevos: A mi palomita, Luna y Sol, Fiesta aymara y La frontera.
N/A
.Danse avec le condor es un disco de 2003 donde Los Calchakis presentan la siguiente formación renovada: Enrique Capuano, H. Miranda, S. Arriagada, Segio Roa Brith y Chuchi Almeida.
La versión que interpretan esta vez de El cóndor pasa es bastante más completa que la que presentaron años atrás, con una instrumentación y ritmos mucho más mejorados y elaborados.
Que nadie sepa es una canción latina de Dizeo y Cabral cantada a dos voces y bastante conocida internacionalmente, a la que Los Calchakis imbuyen un ritmo trepidante y vivo, aunque esta canción suponga una total ruptura con el estilo propio del conjunto. La piragua es una cumbia de J. Barros dedicada a un tal Guillermo Cubillo y que vuelve a suponer otra ruptura total del estilo calchaki, aunque reconozco que es ideal para los amantes de la música latina. Con Fruta fresca ocurre lo mismo, obra de C. Vives, es mundialmente famosa por haber sido interpretada por el portorriqueño Ricky Martin.
Latino soy es una bella tonada de H. Miranda y S. Arriagada algo más acorde con las formas tradicionales de Los Calchakis, aunque también con un aire más moderno, con un excelente ritmo y completa instrumentación, evocan el continente sudamericano.
Si Dios fuera negro es una canción folklórica donde se ironiza sobre la discrimanción racial que aún persiste en el mundo entero, y que cuenta con una letra muy buena y original acompañada de una excelente instrumentación y ritmo. Dueña de mi es también otro tema folklórico de tintes románticos que trata del desamor, supone una de las últimas incursiones de Los Calchakis en la música tradicional, junto a la también tradicional Olvidate, de E. Joffré, interpretada instrumentalmente.
Cambitay, de E. Capuano, es otra muestra de la nueva deriva del estilo del grupo, que para mi se aleja cada vez más de lo que entendemos por música andina, tema puramente instrumental.
Luna de Santa Marta es una cumbia especialmente bella de Monsalve dedicada a la ciudad colombiana de Santa Marta, donde la excelente letra evoca sus paisajes costeros y sus gentes alegres.
Escúchalo aquí.


Según la web oficial de Los Calchakis, en 2008 el grupo sacó un doble álbum con el sello EPM/UNIVERSAL y la referencia 301 7802, pero que no aparece ni en pacoweb ni en ningún sitio de internet, ni siquiera su tracklist.
No obstante tengo la sospecha de que en realidad se trate de un trabajo que aparecía en pacoweb titulado Savanes Et Hauts-Plateaux - Danse Avec Le Condor donde se unen un disco recopilatorio con el álbum Danse avec... que ya he comentado. El recopilatorio de traduce como "Sabanas y tierras altas".
Escúchalo aquí.

Tierra herida es un álbum coral de Los Calchakis de 2010, dedicado a la preservación del medio ambiente con muy diversos mensajes. Se grabó con la colaboración del Coro Polifónico de París, dirigido por Enzo Gieco.
En Universo se conjugan las loas a la tierra, el aire y el agua como elementos constitutivos del Universo, excelente conjunción de voz principal, coros y guitarra.
Érase un planeta es un tema más puramente andino donde Los Calchakis dibujan un paraíso natural imaginario libre de contaminación y suciedad, y que se echó a perder con la llegada del progreso, tema muy apropiado para los ecologistas, muy evocador. También bastante folklórico es El futuro, donde se apela a preservar la tierra en detrimento del egoismo personal.
Y además se dedica un tema al río Amazonas y toda la selva que se desarrolla por toda su cuenca, aunque sus melodías no son muy buenas, la letra merece la pena oirla.

Musique des Andes es un trabajo de Los Calchakis en el que solo participan H. Miranda, Pablo Urquiza, y sorprendentemente A. Mª Miranda, quien no grababa con el grupo desde hacía... 45 años!!!
Se trata de un álbum en el que recuperan viejas canciones de su primera etapa allá por los lejanos 60, de nuevo con la voz de A. Mª Miranda a la que se le nota bastante el paso de los años, aún no desmereciendo del todo, la dulzura de su voz ha menguado bastante.
Escúchalo aquí.

10 comentarios:

  1. Felicidades por tu blog. Si no lo hubiera encontrado, no hubiera sabido que Los Calchakis han grabado un nuevo disco. Por cierto, lo he comprado y, aunque no es de lo mejor del grupo, está muy bien. Saludos.

    Jose Tomás Agudo

    ResponderEliminar
  2. Buenas, perdonad, pero soy yo de nuevo. Revisando este blog, me encuentro con algunos errores, cosa muy humana. El disco Danse Avec le Condor no data de 1988, es de más allá del 2000. Prestigio de la Música Latinoamericana (Prestige de la Musique Latinoamericaine) no data de 1987, sino de 1986. En su fotografía interior podemos además ver a un joven Joël Perri sosteniendo un toyo.

    Además, se os ha olvidado la compilación "Disco de Oro", editado en 1980 con motivo de la entrega de Hispavox (distribuidora de los discos de Los Calchakis en España) de un disco de Oro a Los Calchakis (por cierto, paradojas de la vida, se le puso la portada que originalmente tenía Himno al Sol), así como el compilatorio "Tierras Legendarias".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos compañero, agradecerte de haberme avisado del error del año del disco "Danse avec le condor", ya lo he subsanado.
      En cuanto a "Prestige de la musique latinoamericaine" según el propio website de Los Calchakis, data de 1987.

      Eliminar
    2. Mucchas gracias por tu atención. Con respecto al disco "Prestigio de la Música Latinoamericana", te puedo asegurar que es d4e 1986 (y sinó, mira la contraportada y verás cómo pone debajo ARION 1986). Además, si tienes la posibilidad de fijarte en la foto del interior del disco, verás cómo todavía no estaba por aquella época en el conjunto Enrique Capuano, y sí lo estaba cuando salió un disco posterior, "Los Calchakis Chantent L'Amérique Latine", que sí es del 87. Saludos.

      Por cierto, por si quieres leer el artículo que escribí sobre Los Calchakis: http://www.cancioneros.com/co/4100/2/los-calchakis-por-jose-tomas-agudo. Espero que te guste. Si quieres comentarme algo, también puedes enviarme un e-mail a doblador2006@hotmail.com. Estaré encantado de responderte. Saludos.

      Eliminar
  3. Encomiable trabajo de recopilación. Admiro mucho el volumen de la discografía, y aunque hay cosas francamente buenas, debo de decir que Los Calchakis nunca fueron "santos de mi devoción". Quizás por eso: Se necesita más calidad que cantidad. Innegable la labor de difusión y de "enganche" de adictos a la música andina y latinoamericana, en general. Pero el que acaba entendiendo, enseguida deja de seguirlos en pro de otras cosas más válidas.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno el blog y muy buena la informacion aportada, al parecer compartimos los mismos gustos y las mismas inquietudes, me interesa el tema de los seudonimos (Huayta, Calchay, Cuimbae, etc) y toda la movida andina en Francia de la mitad del siglo pasado.
    Te hago una correccion, ya que yo cometi el mismo error, Guillermo de la Roca no es Argentino, sino que es frances y usa un seudonimo, su verdadero nombre al parecer es Guillame de la Rouge, esta aclaracion me la hizo Ricardo Moyano en mi blog y lo chequee con el paper de Fernando Rios.
    Un gran abrazo y prometo volver a seguir leyendo.

    ResponderEliminar
  5. Magnifico trabajo, excelente recopilación,agradezco sinceramente toda esta información ya que considero que los calchakis son por mucho pioneros de este gran canto. la cancion de Diego Rivera es un buen intento de huapango y no cueca, el huapango originario de las huastecas Mexicanas tres por cierto.
    y cabe hacer un homenaje a la excelente instrumentación de discos como EL CANTO DE LOS POETAS REBELDES, HIMNO AL Sol, CANTATA PARA UN HOMBRE LIBRE, MUNDO NUEVO, donde nos dan una cátedra de la ejecución de la zampoña como instrumento de acompañamiento logrando arpegios magnificos de sobresaliente calidad seria interesante saber quien ejecuta las zampoñas en esos discos, comparto mi gusto por la musica de este maravilloso grupo. saludos atte. wara09@hotmail.com

    ResponderEliminar
  6. Buen trabajo el de este blog y extensa la obra de difusión de la música andina que hay que reconocerles a Los Calchakis. En referencia al disco Prestige de la musique latino-americaine, el tema Hilanderita es de Pedro Castellón y Julio Rojas (no G. Rojas, que podría parecer que es del gran compositor boliviano Gilberto Rojas). Este tema registrado en La Paz en año 76 ó 77 es un tema sencillo, pero demasiado simplificado por Los Calchaquis. La versión del grupo Los Yuras (1978 o 79) es más cercana a la idea original.

    ResponderEliminar
  7. Hola, muy bueno tu trabajo. Pero debes verificar muchos datos porque existe una fuente segura, la del stio web creado por el fundador y director del grupo, Héctor Miranda: www.calchakis.com Verás que Mario Contreras es solamente un músico invitado, al igual que De Robertis o Guillermo de la Roca... el Chango Rodríguez no tuvo nada que ver con el grupo...en fin, hay documentos muy de fiar, como el actual facebook del grupo. Gracias! Un admirador de Los Calchakis.

    ResponderEliminar
  8. Quiero saber más sobre José Martí. Le conocí en la Ciudad de México a finales de los 70. Por favor. Gracias.

    ResponderEliminar

Traducir

Buscar en este blog

Cargando...