Traducir

Proyección



Otro de los grandes de la música andina es sin duda el grupo Proyección, que con su eslogan "La nueva expresión del folklore boliviano" han sabido dar una dimensión más moderna a la música andina contemporánea. Han cosechado grandes éxitos en Bolivia y otros países de Latinoamérica con temas básicamente románticos y sentimentales, aunque tampoco les han faltado ganas de mejorar nuestro mundo y su sociedad con bellas canciones comprometidas con la paz y la justicia. Y en su dilatada historia no se puede eludir la figura de quien fuera su artista principal: Yuri Ortuño.



Biografía

Proyección fue precisamente un "proyecto" de la escuela de música que dirigía Ulises Hermosa, uno de los pilares principales de la legendaria agrupación Los Kjarkas que a finales de los 70 reunió a unos jóvenes talentos formándose así el grupo Proyección-Kjarkas, algunos de esos integrantes son hoy figuras del folklore muy reconocidas: Orlando Jiménez, Yuri Ortuño, Fernando TorricoEdwin Castellanos, los dos últimos pasarían más adelante a formar parte de Los Kjarkas en su etapa más prolífica e importante, y más adelante formarían ellos dos el dúo Tupay. El cuarteto se presenta oficialmente en Cochabamba en 1980 y graban dos discos: Proyección-Kjarkas y Mis penas.


En 1984 Torrico y Castellanos se pasan a Los Kjarkas y la agrupación se independiza, pasándose a llamar Proyección, con el gran compositor Yuri Ortuño como director, y con las nuevas incorporaciones de Raúl Muriel y quien hoy está considerado la primera guitarra criolla de Latinoamérica: Rafael Arias, célebre integrante también de Savia Andina y del dúo Sentimiento. Ese mismo año graban su primer LP No vuelvo a amar, que fue todo un éxito de ventas.


Sin embargo la agrupación aún no estaba definida, en 1986 Proyección graba Amamé, donde además de Yuri y Orlando, intervienen Adolfo Rodríguez García, Gustavo Fajardo y el gran charanguista Alfredo Coca, en otra de sus innumerables colaboraciones con grupos folklóricos.
A partir de 1987, cuando graban Solo por tu amor, Proyección mantiene su formación clásica: Yuri Ortuño, Orlando Jiménez, Miguel Mengoa, Eduardo Yáñez y de nuevo Raúl Muriel.


La trayectoria de Proyección sufre un punto de inflexión con el abandono de Yuri por problemas personales en 1995, su portentosa voz es sustituida ahora por Boris Flores Crespo, también se incorpora el charanguista Ariel Villazón, siendo entonces el director Orlando Jiménez, el único integrante que se ha mantenido permanentemente y sin pausa en Proyección.


Proyección siguió grabando trabajos hasta 2007, cuando sacó Trabajo carajo, desde entonces el grupo no ha presentado nuevas grabaciones, aunque sigue dando conciertos.



Orlando Jiménez, actual director y único integrante de Proyección presente en todas sus etapas.



.
.
Discografía

Proyección-Kjarkas 1981 - 1983

Proyección-Kjarkas grabó su primer LP en 1981 donde la mayor parte de los temas son composiciones propias de los hermanos Hermosa, integrantes de Los Kjarkas.
Carnavaleando es un carnavalito de U. Hermosa que es ejecutado magistralmente con instrumentos de viento y que cuenta con una melodía bien definida con zampoñas. Ojos negros es también otro carnavalito del mismo autor, esta vez cantado en solo y a coros, todo ello muy bien construido y llevado.
Antes de Los Kjarkas grabaran el tema Hermanos tras la muerte de Ulises, el grupo Proyección presentó aquí la primera versión del maravilloso chuntunqui Tarajchi, una de las piezas andinas más versionadas, y que Proyección ejecuta correctamente. Y Esperando el carnaval es un buen huayño de G. Hermosa que Los Kjarkas ya grabaron a finales de los 70, al igual que la tonada Samay.
Temas ya de otros autores son por ejemplo Abierto mi corazón, un magnífico y sentido huayño de Bonny A. Terán aderezado con la maravillosa voz del entones jovencísimo Y. Ortuño, quizá la mejor pieza del disco junto con La vi por vez primera, del gran Teófilo Vargas, que también la interpretó magistralmente en su día Zulma Yugar. Y Llaullillay es un huayño tradicional peruano muy bien estructurado donde los cantos se intercalan entre interludios instrumentales.

Mis penas fue el segundo disco de la agrupación, grabado en 1983, donde destaca el tema principal Mis penas, un excelente kaluyo de R. Arias muy bien cantado por Y. Ortuño en quechua y español que trata del desamor, muy sentido. Porque te he querido es otro huayño clásico de Proyección que sigue la misma temática anterior, y de nuevo excelentemente cantado por Y. Ortuño.
El futuro integrante de Los Kjarkas E. Castellanos compuso para este disco un chuntunqui titulado Tú... solo tú, totalmente instrumental, donde la quena describe unas excelentes melodías, especialmente en la segunda parte de la pieza, donde se introduce un cambio de ritmo. E. Castellanos compuso también una saya titulada Si tú regresas, que para mi es el mejor tema del disco, oirla cantarla por Y. Ortuño es todo un regalo al oído, y huye del vulgarismo que a menudo llevan consigo las sayas.
Otro kaluyo clásico de Proyección es Valluno borracho, de F. Pinaya, donde el autor describe su frustración por no poder hacer feliz a su amada.
El disco incluye dos versiones del huayño tradicional Los mineros, uno vocal y otro instrumental que, a mi me gusta más el último, un tema muy alegre y puramente folklórico, ideal para quien le guste la música andina clásica.

Etapa de Yuri Ortuño 1984 - 1994

Iniciamos aquí la andadura del grupo Proyección propiamente dicha en 1984 con el disco No vuelvo a amar.
R. de la Zerda compuso para la ocasión el brillante huayño No vuelvo a amar, versionado por otros tantos, pero que aquí podemos escuchar al gran Y. Ortuño cantar su versión original y, personalmente creo, la mejor que se ha hecho, esta maravillosa canción romántica es una de las obras cumbre de Proyección, fue su primer gran éxito y ello les reportó fama y muchas ventas.
Sin embargo hay que señalar que el resto del disco es bastante flojo. Quizá habría que resaltar el taquirari instrumental Cachafaz de G. Núñez por su alegría y lo llevadero de su peculiar ritmo. Y Sajsahuaman, también instrumental, bello huayño peruano donde la quena es protagonista.

Amamé es el siguiente disco de Proyección, de 1986, donde esta vez Y. Ortuño plasma su gran talento para componer canciones románticas como el tema central Amamé, un maravilloso y sentimental huayño que Sukay tomó prestado más adelante, sin llegar a interpretarlo con el gran sentimiento y energía que Yuri si que sabía transmitir, otro exitazo de Proyección, y sin duda de sus mejores canciones.
Ajena a mi es otro huayño también de Y. Ortuño muy sentido y que rebosa calidad, y que también Sukay lo interpretó esta vez con más energía que esta versión original de Proyección.
Sukay también interpretó mejor el pasacalle de Ana C. Céspedes Paloma del alma mía, aunque hay que decir que la versión cantada por Y. Ortuño también rebosa calidad, aunque pierde mucho con la segunda voz en el el estribillo.
De nuevo otra hermosa pieza de Y. Ortuño, Tú... lo mereces, se trata de un magnífico chuntunqui que cuenta con unas excepcionales melodías, y si a ellas le añadimos la voz de su autor la canción es técnicamente perfecta, rebosante de sentimiento.
Siento en el alma es un taquirari de R. Shaw Moreno donde de nuevo la voz de Y. Ortuño aporta un punto de calidad a la canción, hay que destacar también aquí el buen hacer del charanguista Alfredo Coca, que colaboró con Proyección para la grabación de este disco, su talento al charango también se deja notar en Lamentos, la cueca de M. Ángel Valda.

Solo por tu amor se grabó en 1987, cuyo tema central es un excelente albazo, como no romántico, de Y. Ortuño que con su voz hace de esta canción otra gran obra de Proyección a tener en cuenta, Sukay interpretaría con menos brío otra versión de este tema.
Tu partida es otro gran aporte al álbum y que fue versionado por muchos grupos, aunque con el ímpetu que pone aquí Y. Ortuño es muy difícil de superar.
Al mirar tus ojos es un trote instrumental donde los diferentes juegos de vientos intercalan potentes melodías llenas de fuerza con interludios de charango, técnicamente insuperable.
Luz en mi camino es un sentido chuntunqui donde Y. Ortuño presta su voz especial para dotar a la canción de una gran belleza, con una melodía principal suave que gana fuerza en el estribillo, de lo mejor de Proyección. Y Cruel destino es también un sensacional kaluyo que trata de un emigrante que se ve obligado a abandonar a su amada.

Hace un tiempo se hizo una encuesta en un foro andina en la que se votaba por la mejor canción de música andina de todos los tiempos, y la ganadora resultó ser el tema principal de este disco de Proyección de 1989: Secreto amor, chuntunqui compuesto por Y. Ortuño que desde luego tiene muchos y buenos argumentos para haber logrado ese título, Secreto amor es sin duda el disco cumbre de Proyección, y el tema principal es realmente excepcional, con su gran variedad de melodías, muy sentimentales todas ellas, y una formidable letra que trata de un amor secreto imposible, un gran poema excelentemente cantado por su autor, canción 10.
Siguiendo con el disco hay que comentar también otros trabajos importantes, como A qué volviste, también de Y. Ortuño, una muy sentida saya que narra los sentimientos de su autor ante el reencuentro de un antiguo amor ya no deseado.
Tu abandono es un huayño de S. Damián, obra también importante en la historia de la agrupación en la que trata del desamor y el desengaño, el tema sería regrabado más adelante por la nueva formación del grupo. Triste es el quererte es una cueca de R. Shaw que, siendo una buena canción de Proyección, su estribillo resulta ser un plagio a una balada Odiame del cantautor español Dyango cuando reza "Porque el odio hiere menos que el olvido". Cómo duele el corazón es una magnífica tonada tinku muy romántica en la que Y. Ortuño plasma todo su genio a la hora de componer e interpretar, cuenta además con un excelente interludio que sin duda da una calidad añadida a este espléndido tema, de los mejores de Proyección.
Y Regocijo es otra cueca, esta vez de M. Mengoa, totalmente instrumental, n la que se conjugan a la perfección la quena y los interludios de charango.

Aquella noche es otro disco de Proyección de 1990 que cuenta con un tema principal, Aquella noche, un extraordinario chuntunqui de Y. Ortuño cantado a dúo que trata de la amargura que causa la marcha del ser querido, letra y melodía muy sentimental aderezada con un excelente interludio de quena, esta pieza fue reinterpretada por Y. Ortuño cuando llegó a integrar el grupo Sukay tras su marcha de Proyección.
Otro magnífico tema de este álbum que destaca por su ritmo y alegría contagiosa es Yo la quiero tanto, uno de mis preferidos de Proyección, una tonada tinku que trata de la ansiedad por un amor, una pieza bailable y alegre donde las halla.
La Paz te quiero a mi modo es un huayño elegía a la capital boliviana y a sus gentes, muy bien cantado por Y. Ortuño, acompañado por un excelente interludio de zampoña, tema lleno de energía y sensación. Anzaldo tierra querida es otra elegía a la región homónima, también a ritmo de huayño.
He de sentir es otro huayño ya romántico y sentimental donde el charango presta un inmejorable acompañamiento a la excepcional voz de Y. Ortuño, tanto en su increible introducción como en su posterior interludio, una canción con mucho mensaje y contenido. No puedo olvidarte es una saya también muy romántica y sentimental que cuenta con una magnífica melodía principal tanto a voz como a quena, la letra de Y. Ortuño es también muy especial para escucharla, y el interludio final de zampoña añade un elemento de diversidad a la pieza. Y Niña tierna es un chuntunqui romántico más de Proyección que da gusto escuchar, y que cuenta con una sentida letra y un buen interludio.

Buscando un nuevo cielo es un álbum de 1991 donde su tema principal Buscando un nuevo cielo es un trote de Y. Ortuño donde su autor busca la estabilidad emocional tras la pérdida de un amor, una muy buena pieza cantada en quechua y español aderezada por breves pero preciosos coros.
Uru uru pampita es un huayño de la gran L. Carpio cantado también en ambos idiomas y tanto en solitario como en coro, y que cuenta con unas buenas melodías y excelentes interludios, de los temas más folklóricos y menos "occidentales" de Proyección.
Cerca del amanecer es una cueca de A. Ruiz que supone uno de los temas más conocidos de Proyección y que habla de los desvelos por la ausencia de un amor, cuenta con una buena melodía introductoria a quena. Otra buena cueca, esta vez de L. Rojas es Waq'aricusaj cantada íntegramente en quechua por Y. Ortuño, aunque no tiene apenas variedad en la melodía.
Corazón enamorado es un sanjuanito de S. Gremal que en su día interpretó también Sukay, quizá con mejor técnica artística, aunque esta versión también es bastante correcta, además de ser cantada, ayuda mucho la excelente calidad de la pieza.
Milagro de vida es una cueca cantada esta vez por O. Jiménez y también por Y. Ortuño que transmite mucha energía y que destaca por su letra que evoca la libertad, temática poco habitual en este grupo, pero que en esta ocasión consiguen con ella un buen resultado. Y Cómo te extraño es un excelente chuntunqui de M. Mengoa donde además de la melodía, destaca un excepcional interludio de quena extremadamente sentimental.

Te invito a soñar es quizá el disco menos conocido de Proyección, se grabó en 1993 y su tema principal es una de las mejores composiciones de toda la historia del grupo, el chuntunqui Te invito a soñar fue compuesto por M. Mengoa y Y. Ortuño, cantado esta vez por el propio Mengoa en la que se trata de un tema apenas tratado en la música andina pero que tiene una gran importancia en la actualidad en todo el mundo: la problemática del consumo de drogas, la letra de la canción transmite uno de los mensajes más amplios y completos que yo he podido escuchar no ya de este género musical en particular, sino en toda la música en general, por esta razón este tema, cuya melodía también es particularmente bella, hay que escucharlo con mucha atención, a más de uno se le caerá una lágrima.
Pero como no todo es tristeza en la vida, Proyección incluyó en este álbum una de las mejores sayas que yo he escuchado: Sambos de corazón, compuesta por Y. Ortuño, donde se ensalza a los sambos caporales, los bailarines que danzan en el famoso Carnaval de Oruro, declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, una canción que invita al baile como pocas.
Cuñado bandido es un huayño un tanto picante de Y. Ortuño donde trata del amor a dos hermanas, quizá un tanto vulgar, como vulgares y poco originales resultan ser el resto de temas de este álbum.

Segunda etapa 1995 - 2007

La nueva expresión del folklore boliviano fue el primer disco que Proyección grabó ya sin Y. Ortuño en 1995.
Ausente el principal compositor, los temas de este álbum son obras de los otros componentes, como Destino sin final, una estupenda saya de M. Mengoa y R. Muriel que trata de los emigrantes que marchan a Europa a probar fortuna, pieza muy bailable que además cuenta con un excelente interludio de vientos. Saya de color es otra saya interesante, esta vez de J. Flores, que personaliza en una mariposa el amor por una mujer, una pieza muy alegre y romántica.
El rayolero es un huayño festivo bastante conocido de Proyección obra de M. Mengoa, O. Villazón y R. Muriel que habla de la habilidad y virtudes de los rayoleros, de los que no he encontrado información alguna, a saber.
Proyección vuelve a presentar aquí una canción de contenido social: Niños sin amor, un huayño de J. Flores y O. Villazón muy correcto que apela al derecho de los niños a vivir felices en libertad, algo tan obvio pero que no se puede obviar que este problema existe.
Para amarnos más es una gran tonada tinku de B. Flores, el sustituto de Y. Ortuño, donde el nuevo integrante hace gala de su excelente voz e interpretación, su composición es bastante notable y completa, con buenas melodías en quechua y español e interludios instrumentales.

No dirijas tu mirada atrás es el segundo disco de la era post-Yuri donde M. Mengoa también se ausenta de Proyección en 1998.
Aún es tiempo de cambiar es una toba de A. Villazón que cuenta con una impresionante y mística introducción de quena para después derivar en un ritmo vivo y alegre que caracteriza a este ritmo, en esta pieza podemos advertir el nuevo sonido de Proyección, que se moderniza bastante respecto a los trabajos anteriores. La música calma mi dolor es un trote también de A. Villazón donde su autor evoca a la música como refugio para protegerse y evadirse de las penas y desamores, un tema muy completo aunque sus melodías no terminan de funcionar.
J. Flores compone aquí una morenada titulada La ñustita que más adelante versionaría Savia Andina, se trata de una magnífica elegía de amor a las ñustas, antiguas princesas vírgenes del Imperio Inca, hoy día son representadas por bailarinas que danzan sayas y morenadas, sin duda el mejor trabajo del álbum.

Sueños perdidos es un álbum que por raro que parezca es totalmente instrumental, grabado en 2001 donde encontramos un fantástico motivo ancestral de R. Muriel titulado Buscando un sueño perdido, magnífica composición muy poco habitual para tratarse de Proyección donde cada instrumento andino brilla con sus excelentes melodías, ideal para los amantes de la música clásica instrumental y tradicional.
Cara pintada es una toba de B. Flores que evoca a las tribus aborígenes de la selva, de donde es originario este ritmo, tema y motivo que recuerda al estilo de Kala Marka.
Al despertar es un chuntunqui de M. Mengoa y R. Muriel que recuerda bastante a Aquella noche de Y. Ortuño, que ya hemos comentado, aunque esta es una pieza diferente donde la quena es la protagonista, entonando buenas y dulces melodías, excelente composición.
A. Villazón compuso aquí Metrópolis, otra tonada también instrumental donde de nuevo la quena dirige toda la canción, respecto a la anterior quizá resulte ser una melodía monótona, aunque la pieza gana mucha fuerza con su segunda parte, mucho más rítmica.

Ese mismo año Proyección lanza un recopilatorio titulado Lo mejor de... y en 2002 otro titulado Toda una vida.

De corazón a corazón es un disco de Proyección de 2003, cuyo tema principal, De corazón a corazón es una canción irregular de J. Rodríguez.
De mucha mayor calidad es el Tinku de los fieles, de A. Villazón, pieza de excelente ritmo y mucha fuerza que invita a bailar y que reafirma el espíritu de la fidelidad en el amor, una de las mejores canciones de Proyección.
Recuerdos queridos, de J. Rodríguez, es una tonada ejecutada a ritmo de huayño bastante correcto donde B. Flores canta a un antiguo amor, cuenta con un buen interludio de zampoña.
El propio B. Flores compuso para este disco una de las mejores sayas de Proyección, Decidete, una composición extraordinariamente amena y muy moderna donde se intercalan perfectamente los coros con la voz principal de su autor, técnicamente perfecta, con mucha energía.
Y J. Rodríguez hace lo propio con una morenada: La gringa, también de excelente calidad y fuerza, un tema también bastante conocido de Proyección, y es que su ritmo contagioso como pocos es muy notable.

Carnavaleando con Proyección se grabó en 2004, es con mucha diferencia el peor disco de este conjunto, y es que a menudo algunas agrupaciones graban auténticas chapuzas insulsas cuando llevan ya unos cuantos años sin ideas nuevas, como es este caso.
El disco es una sucesión de enganchados de tonadas, carnavalitos y k'alampeados para aderezar el carnaval, todo ello muy empalagoso y "pachanguero", algo que yo personalente odio en la música andina.
Por salvar algo del álbum comentaría la Selección de huayños: Pañuelo blanco, Piedras en tu calle, Los borrachos y El negrero, el mejor enganchado de todos, pero advierto, que es simplemente el mejor, no quiere decir que sea bueno...

¡¡Trabajo carajo!!, grabado en 2007 que, sin ser el desastre del trabajo anterior, tampoco es muy bueno.
El tema pricipal Trabajo carajo es una canción algo triste para tratarse de una toba que trata de la problemática social de Bolivia, país cuyo porvenir está en entredicho, se canta en quechua y español, aún así el tema tiene bastante fuerza.
Bailando tobas es otro trabajo esta vez más alegre y vivo como corresponde a este ritmo, aunque aquí la temática es puramente romántica.
Cómo se vive sin tu amor es un alegre y vivo huayño cantado tanto solo como en coro, bastante romántico y ameno, y muy en la línea del nuevo folklore andino del siglo XXI.
Y el disco se cierra con un gran sanjuanito: Vuelvo a mi Ecuador, donde el coro canta por un amor en la ciudad ecuatoriana de Otavalo, sin duda el mejor tema del disco y también de toda la trayectoria de Proyección, con acompañamiento de violín y letras en quechua y español, magnífico.

En 2013 Proyección graba su último trabajo: Más razones para seguir.

(EN CONSTRUCCIÓN)









Umajalanta


En 2005 Yuri Ortuño creó el exiguo grupo Umajalanta reuniendo a Eduardo Yáñez, Juan Antonio Rojas, Miguel Mengoa y Rolando Malpartida, integrantes algunos de la antigua Proyección, y grabaron un único disco: Por amor.


Sin embargo esta agrupación se disolvió tras este trabajo, que comentaré a continuación en este apartado.

Por amor 2005.

EN CONSTRUCCIÓN

3 comentarios:

  1. Cuando se refieren a la cueca Triste es el quererte, no considero que sea plagio el estribillo, de la cancion Odiame dice "porque el rencor hiere menos que el olvido" ademas ese tema lo canta el español Dyango pero no es ni balada nies el el autor, ese tema es un vals peruano y el compositor es Rafael Otero López y la letra es de Federico Barreto

    ResponderEliminar
  2. Hola, interesante tu aporte a la historia de la música, pero has olvidado mencionar unas cuantas canciones, como por ejemplo el instrumental "siempre he de adorarte" del primer disco; El instrumental "flor de caña" de "Ámame". Del disco "Te invito a soñar" tendrías que haber resaltado "amor sin libertad" que es tremenda canción, con letra y música muy sentida (el intro de la quena es bellísimo); y la tonada tonada "por qué será" en la que figura la autoría de Ulises Hermosa...

    ResponderEliminar
  3. me podrian facilitar las notas de triste corazon para guitarra gracias mi correo es vanibarro@entel.bo

    ResponderEliminar

Buscar en este blog

Cargando...